El secretario de Cultura, , ha mantenido una ronda de reuniones con representantes de los trabajadores del de la Zarzuela y el INAEM, en las que han abordado la incertidumbre sobre el proyecto para la unión del Teatro Real y el de la Zarzuela.

“Desde el PSOE –ha dicho García del Blanco- exigimos al Gobierno la búsqueda de un consenso mínimo entre las fuerzas políticas sobre dicho proyecto, que cualquier actuación que se ponga en marcha respete los derechos de los trabajadores y que sirva para reforzar el proyecto artístico de la Zarzuela, y por supuesto del Teatro Real”.

Para el responsable de Cultura del PSOE “es evidente que hasta ahora el Gobierno ha fracasado ante el Congreso, ante las organizaciones sociales y los expertos a la hora de dar a conocer con claridad el proyecto que merecen dos teatros que resultan esenciales en el desarrollo de la política cultural en España”.

En su opinión, “existe un consenso generalizado sobre el notable nivel artístico que tanto el Teatro Real como el de la Zarzuela han conseguido en estos últimos años, y el incremento en la asistencia de público logrado. Por eso –dijo- es vital tener un conocimiento profundo y un diagnóstico acertado al plantear cualquier cambio”. “Nuestro temor es que éste no responda a una concepción global y que se trate de un anuncio apresurado que se suma a otras graves incertidumbres sobre la gestión de las unidades de producción y específicamente del conjunto del INAEM”.

“Los socialistas compartimos la enorme preocupación por esta inexistencia de un proyecto artístico” que se desprende del borrador de Real Decreto; un texto que no garantiza la pervivencia de la Zarzuela, ni de un género único que forma parte del patrimonio lírico español.

Garcia del Blanco ha recordado también la existencia de un Estatuto de la Zarzuela, que fue objeto de debate con el sector, así como de un informe del Consejo de la Música y otro del . “Ahora, el ministerio, unilateralmente, lo anula sin explicación alguna, ni debate, ni transparencia, ahondando con esa actuación en el concepto de absorción”.

En definitiva, para el PSOE “la fusión es apresurada, sin un proyecto artístico enmarcado en la política cultural de España”, por lo que “solicita que cualquier propuesta al respecto goce de un acuerdo entre las fuerzas políticas, con los trabajadores y parta de la definición de un proyecto debatido por expertos y agentes culturales, especialmente respecto a lo fines y objetivos que se buscan promover con dicha fusión”.