El secretario de Organización, Ábalos, anunció hoy que el nuevo PSOE iniciará 2018 celebrando una batería de Asambleas Abiertas en todo el territorio, para “exponer los grandes retos y transformaciones que tiene que asumir el país desde una orientación claramente social y de izquierda”, y “escuchar las demandas de la ciudadanía, sus preocupaciones y propuestas ante estos retos y desafíos”.

“Nuestro objetivo es priorizar la agenda socio-económica, movilizar al partido en torno a esta iniciativa y consolidar la alternativa política que representa el nuevo Partido Socialista”, ha señalado Ábalos en una rueda de prensa en Ferraz, en la que también se emitió un video explicativo de esta iniciativa que el PSOE vuelve a poner en marcha.

En esta tarea van a implicarse tanto el secretario general, Pedo Sánchez, como el conjunto de la dirección federal, quienes protagonizarán a lo largo de los meses de enero y febrero alrededor de 52 asambleas que, en una primera fase se van a centrar en el futuro de las pensiones, y a celebrarse en capitales de provincia, lo que les llevará recorrer un total de 43.988 kilómetros.

Como explicó Ábalos, tras “siete años de gobierno del PP que han sido devastadores para España”, “Rajoy deja un país muy dañado”, con “daños en la política, desprestigiada por la corrupción”, pero también “daños en las personas, que hoy viven peor y son más desiguales las unas de las otras”.

Frente a ello, los socialistas “encaramos el año 2018 como una oportunidad para el cambio”. Un año “cargado de retos, de desafíos, en un país repleto de necesidades”, y por eso “queremos abrir un nuevo tiempo dedicado a escuchar a la ciudadanía. Escuchar sin intermediarios ni limitaciones y sin barreras, para saber qué le preocupa a nuestro país y qué espera también de nosotros”.

Pensiones y agenda social

Respecto al tema principal sobre el que girarán estos primeros encuentros: las pensiones, Ábalos explicó que “son prioritarias en este país” y representan “un problema de enorme magnitud, no solo porque afecta a los 8,5 millones de personas actualmente, sino porque en los próximos 20 años ya serán 14 millones los pensionistas”. A su juicio “el deterioro del sistema público de pensiones es una evidencia”; una cuestión que “afecta a la solidaridad, pero sobre todo a un umbral de seguridad que han de tener los ciudadanos”. Y los socialistas “queremos un sistema saneado y unas pensiones de una vez por todas dignas”.

Después de las pensiones, el PSOE tienen previsto abordar otras cuestiones como la precarización del empleo, los salarios justos, las conquistas sociales como la Renta Mínima, la transición ecológica de la economía, el cambio climático o la violencia de género. En definitiva, “toda la agenda social que creemos que tiene que tener un espacio y que, con los acontecimientos del último año, está eclipsada pese a ser la preocupación y representar buena parte de los problemas de nuestro país, que afectan a la gente vivan donde vivan”.

“Los socialistas queremos abrirnos paso y hacer que todos estos temas sean prioritarios”, explicó Ábalos, quien destalló que algunas de las propuestas que salgan de estas asambleas “se traducirán en iniciativas parlamentarias concretas, mientras que otras irán formando parte de la propuesta global de nuestra alternativa política”.

Recurso del Parlament ante el TC

También se ha referido Ábalos a la presentación, por parte de la Diputación permanente del Parlament de Cataluña, de un recurso ante el TC contra la aplicación del artículo 155.

Para el secretario de Organización “eso significa que los independentistas reconocen el sistema, el marco de amparo y tutela que representa el TC e implícitamente hay una confianza respecto del tribunal y lo que supone en el orden constitucional. Me parece una senda adecuada” y “no hay nada más que objetar”.

Respecto a la aplicación del citado artículo, Ábalos recordó que para los socialistas “es claramente constitucional” y “su vigencia acabará cuando Cataluña disponga de un Govern que respete el autogobierno y el marco legal”.