El PSOE ha revelado que el líder de Unidas Podemos, , reclamó al presidente del Gobierno en funciones, , la vicepresidencia del Ejecutivo en la reunión que ambos mantuvieron este martes en el y que ha terminado sin avances.

Así lo aseguran fuentes a Europa Press, pero en la formación ‘morada’ niegan tal extremo. “No se ha hablado de eso”, sostienen en Unidas Podemos.

Al término de la entrevista entre los dos dirigentes —la quinta que mantienen desde las elecciones generales del 28 de abril— la ‘número dos’ del PSOE y portavoz en el Congreso, , acusaba en rueda de prensa a Iglesias de parecer estar más interesado en “los nombres del que en las políticas a desarrollar”.

En la cúpula del PSOE nadie alberga ya dudas de que lo que busca Iglesias es entrar él en el Gobierno. Sin embargo, Sánchez está convencido de que la integración del líder de Podemos o de cualquier miembro de la cúpula de la formación daría lugar a un ejecutivo inestable, incapaz de hablar con una sola voz.

Además, ese Gobierno estaría a merced de la voluntad de Podemos, que como socio de coalición podría forzar un adelanto electoral en el momento que juzgara oportuno para romper con el PSOE.

Como ejemplo de las posturas alejadas que mantienen los dos partidos en según qué temas, los socialistas suelen citar las diferencias que mantienen con Podemos en un tema tan sensible como es la crisis con el independentismo en Cataluña.

En este sentido, desde el PSOE han dado poco valor a las promesas de lealtad deslizadas desde la formación ‘morada’ en este asunto y se remiten a los hechos, como el voto en contra de Podemos a la decisión de la Mesa del Congreso de suspender los derechos y obligaciones de los presos del ‘procés’ electos.

Antes que conformar un Gobierno inestable que se vea abocado a un adelanto electoral en el corto plazo, es preferible ir a una repetición de los comicios, argumentan en la cúpula del PSOE.

MÁS MINISTROS INDEPENDIENTES QUE DEL PSOE

Así las cosas, no se atisba que desde el puedan hacer nuevos movimientos para convencer a Podemos de que ceda. Consideran que ya le han ofrecido a Podemos todo lo que estaba en su mano, incluido el compromiso de Sánchez de conformar un Consejo de Ministros con más número de independientes que de ministros con carné del partido. Una oferta con la que Sánchez demuestra que los socialistas renuncian a los sillones, según las fuentes consultadas.

Sánchez planteó a Iglesias que le propusiera nombres de independientes de reconocido prestigio en su ámbito de actuación y se comprometió a tomar muy en serio las sugerencias que le llegaran del líder ‘morado’, según reveló el presidente en la entrevista que concedió a Telecinco la semana pasada.

En el PSOE enumeran todas las negativas que han ido recibiendo de Podemos: no a la negociación de un acuerdo programático, no a ocupar puestos intermedios en la Administración, no a establecer una comisión de seguimiento de los compromisos acordados.

“El candidato no se presenta a la investidura con una lista del Gobierno, sino con el programa que piensa desarrollar durante la legislatura”, remarcan en el partido para explicar su posición negociadora, que pone el acento en sentarse a hablar primero con Podemos de un pacto de legislatura antes que en concretar su participación en la estructura de la Administración.

Es cierto que el PSOE no llegó a detallar en qué consistía su oferta para que miembros de Podemos pudiesen ocupar cargos intermedios en la Administración, si bien en el entorno del presidente hay quien defiende que no deberían subir del nivel de las direcciones generales, dado que los secretarios de Estado y los subsecretarios, pese a no formar estrictamente parte del Gobierno, preparan los contenidos de los Consejos de Ministros.

A pesar de la falta de avances, el próximo 22 de julio arrancará el debate de investidura al que Sánchez se presentará aun no teniendo garantía alguna de sacarlo adelante. A partir de la primera votación el 23 de julio, en la que se requiere mayoría absoluta, empezará a correr el plazo de dos meses que fija la Constitución para que tengan lugar todas las investiduras necesarias para formar gobierno.

Desde el PSOE insisten en presentar el debate de julio como la única oportunidad para intentar sacar adelante un gobierno. Si resulta fallida, no habrá avances y por tanto tampoco nuevos debates de investidura si Podemos no cede y sigue empeñado en priorizar entrar en el Gobierno a pactar un programa de legislatura con los socialistas.

Y es que Sánchez espera que Iglesias rebaje sus posiciones porque hagan mella en él los sondeos que vaticinan una caída de su formación, a la que la ciudadanía podría culpar del bloqueo institucional. Otro elemento que podría forzar al líder de los ‘morados’ a virar su posición sería la posibilidad de que la plataforma de Iñigo Errejón se presentara en los comicios de noviembre y pudiese reducir a Podemos a la mínima expresión.

Pero si finalmente no se puede evitar la repetición electoral, en el PSOE tienen claro que ellos son el último partido al que la ciudadanía podría culpar del bloqueo.