​El jefe del Ejecutivo ha señalado que las infraestructuras no solo “hacen la vida más cómoda” a las personas y son buenas para su bienestar y su futuro, sino que también “son obras muy importantes desde el punto de vista del crecimiento económico y el empleo”.

Rajoy ha afirmado que el objetivo de cualquier gobierno “que se precie de serlo” debe ser el crecimiento y el empleo y, sin duda, disponer de unas buenas infraestructuras mejora “la competitividad de las economías”.

Además ha sostenido que España es un país que tiene “infraestructuras importantes”, aunque “debemos seguir mejorando en el futuro”, tanto en este como en otros aspectos, como la educación o la sanidad.

Hechos y no promesas

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que “es muy fácil prometer infraestructuras, pero hacerlas es un poco más complicado”. Ha añadido que, en los últimos cuatro años, se han invertido 229 millones de euros en la autovía A-54 (entre Lugo y Santiago), de los cuales 101 han sido para el tramo que ha entrado hoy en servicio entre Guntín y Palas de Rei.

Además, ya se han presupuestado 60 millones de euros más para terminar los últimos tramos de la A-54 porque esta es una “vía que está llamada a convertirse en un eje fundamental para la vertebración de la Galicia interior y sus conexiones con la A-6”. Según Rajoy, todo esto demuestra que “estamos aquí con hechos y no con promesas”.

En este sentido, Rajoy ha recordado las inversiones que se han hecho en Galicia en esta legislatura: 1.238 millones de euros en carreteras y más de 3.000 millones de euros en líneas de ferrocarril.

No obstante, aún “queda mucho por hacer”, ha dicho, por lo que el Gobierno tiene previstas nuevas inversiones para los próximos años; entre otras, la interconexión entre la A-54 y la N-540; la A-56 entre Lugo y Ourense, y la Autovía de A Mariña, entre Barreiros y San Cibrao.

Para finalizar, Mariano Rajoy ha puesto en valor los esfuerzos que han realizado todos los españoles en los últimos años, unos esfuerzos que no siempre resultan fáciles de explicar, pero que sí “producen resultados”: tras superar “una etapa complicada”, ahora España es el país que más crece la Unión Europea y que más empleo crea.