Durante la sesión de control al Gobierno celebrada en el Senado, Mariano Rajoy ha asegurado que su objetivo “es que la igualdad legal se convierta en igualdad real”. Preguntado sobre este asunto por el portavoz socialista en el Senado, , el presidente ha respondido que “los resultados indican que estamos transitando en la buena dirección, pero aún tenemos mucha tarea por delante”.

El jefe del Ejecutivo ha manifestado que la brecha de género que más le preocupa es la laboral porque “la mayor desigualdad es la que existe entre quienes tienen un empleo y quienes no lo tienen”. A su juicio, “lo más urgente es resolver el problema del paro”.

En este punto, ha recordado que ya se ha recuperado todo el empleo femenino perdido durante la crisis y que en diciembre de 2017 se registró “el mayor número de mujeres afiliadas a la Seguridad Social de la historia de España”. Además, ha indicado que hay 280.520 afiliadas más que en febrero del año pasado. Por ello, ha defendido perseverar en la política económica que ha dado resultados.

Rajoy ha señalado que en materia de emprendimiento femenino también se están consiguiendo buenos resultados. “El número de mujeres empresarias ha aumentado en casi 100.000 desde el peor momento de la crisis. Es un dato positivo que nos debe animar a todos a seguir construyendo de cara al futuro”.

Asimismo, el presidente se ha referido a la brecha de las pensiones, donde el Ejecutivo “ha introducido un complemento de hasta un 15% en función de los hijos que hayan tenido [las trabajadoras] y que ya reciben 355.000 mujeres desde el año 2016”. Además, ha apuntado que se han equiparado los derechos de los trabajadores a tiempo parcial y a tiempo completo, y se considera como tiempo cotizado el dedicado al cuidado de los hijos.

Respecto a la discriminación salarial entre hombres y mujeres, Mariano Rajoy ha subrayado que “está prohibida en la legislación”. En este sentido, ha dicho que la inspección de trabajo está trabajando intensamente y si es necesario se incrementarán los esfuerzos.

Por otra parte, ha atribuido la brecha salarial a factores como la menor ocupación de las mujeres respecto a los hombres y a que hay más mujeres trabajando a tiempo parcial, si bien este aspecto “está mejorando”.

“Hemos adoptado medidas, están funcionando. Y el objetivo fundamental es la remoción de los obstáculos que impiden a las mujeres tener las mismas oportunidades que los hombres y, en igualdad de condiciones, alcanzar las mismas metas”, ha concluido.

Mejorar las condiciones de las camareras de piso

Mariano Rajoy ha afirmado que “el colectivo de las camareras de piso es una parte esencial del sector turístico y que su profesionalidad contribuye a la generación de riqueza, a la creación de empleo que el sector turístico proporciona a nuestro país”.

En respuesta a la senadora de Nueva Canarias, , el presidente ha reconocido que “es necesario atender las necesidades de estas trabajadoras y mejorar sus condiciones de trabajo”. Además, ha expresado su disposición a recibir a las representantes del colectivo en La Moncloa.

Rajoy ha indicado que la mesa tripartita sobre la materia, creada a finales de noviembre, tiene previsto aprobar el próximo día 22 de marzo el inicio del procedimiento para que se incluya el síndrome del túnel carpiano en el cuadro de las enfermedades profesionales de los trabajadores de limpieza en el sector de la hostelería. Además, se abordarán aspectos relacionados con la formación profesional del colectivo y con la prevención de los riesgos laborales.

A su juicio, también es capital la inspección de trabajo: “Probablemente tengamos que ampliar las plantillas con las que combatir el fraude en materia de jornada, contratación, así como la puesta en marcha de nuevas campañas específicas”.

No obstante, Rajoy ha argumentado que la inspección está trabajando bien gracias al plan acordado con las comunidades autónomas, que ha permitido que afloren 86.090 empleos irregulares, sin derechos, y que se transformen 54.200 contratos indebidamente temporales en contratos indefinidos.

Gobierno en Cataluña

Pool Moncloa/ JM Cuadrado Preguntado por el senador del PDeCat Josep Lluís Cleries sobre las opciones que el Ejecutivo ofrece a Cataluña, Mariano Rajoy ha señalado que su “primera prioridad” es que se respeten las reglas de juego y las normas de convivencia, es decir, la Constitución, el Estatuto de Autonomía y el resto del ordenamiento jurídico. “Sin ley no hay democracia”, ni tampoco quedan libertades, minorías o legitimidad, ha argumentado.

El presidente ha defendido, además, que las instituciones estén al servicio de todos los ciudadanos, no pongan en peligro el empleo y el bienestar de las personas y atiendan los servicios públicos. “En suma -ha manifestado-, quiero que se recupere la normalidad institucional, la económica y la social”, lo que a su juicio pasa por la formación de un Gobierno en Cataluña que acate la ley y las decisiones de los tribunales y tenga la voluntad de hablar y no de imponer sus criterios.

“Una vez que sean capaces de formar gobierno”, ha añadido el jefe del Ejecutivo en su respuesta, “habrá diálogo”. Un diálogo que debe basarse en la lealtad institucional y en el respeto al marco jurídico, ha señalado Rajoy, frente a la apuesta que han hecho algunos por la fractura social, la ilegalidad, la unilateralidad, la imposición y el victimismo “basado en falsos agravios con los que se pretende justificar la ruptura”.