En su intervención en el almuerzo-coloquio del Foro ABC, el jefe del Ejecutivo ha señalado cuatro grandes retos de los que depende “el bienestar futuro de los españoles”: medioambiente, globalización, proyección exterior y demografía.

Rajoy ha sostenido que España está cumpliendo sus compromisos internacionales en materia medioambiental, ha anunciado el próximo envío al Congreso de la primera Ley de Cambio Climático, ha reafirmado la apuesta por las energías renovables y ha abogado por un Pacto Nacional por el Agua “integrador, consensuado y solidario”.

La digitalización y los avances científicos son las “demandas más acuciantes” del mundo global en que vivimos, ha apuntado el presidente. Para crear riqueza y oportunidades, ha agregado, es necesario impulsar la transformación digital de la economía y retener y atraer el mejor talento.

“El tercer eje para el bienestar de España depende de que seamos capaces de seguir siendo activos protagonistas en Europa y en el mundo”, ha manifestado Rajoy, quien ha defendido la integración en una Europa “fuerte, abierta y segura”.

En cuanto a las cuestiones demográficas, el jefe del Ejecutivo ha indicado que son el resultado de que los españoles “vivimos más años y queremos vivir mejor hasta el final” y también del menor número de nacimientos.

Incentivar los planes de pensiones

Rajoy ha destacado que el Gobierno está trabajando en la Comisión parlamentaria del Pacto de para alcanzar un acuerdo que dé solidez al sistema de pensiones. Además, ha asegurado que, “tras unos años difíciles”, comienza a haber razones para el optimismo en este terreno: en 2017, por primera vez en nueve años, los ingresos por cuotas a la Seguridad Social crecieron más que el gasto en pensiones.

“Ahora que las cosas empiezan a ir bien, es el momento de volver a ser previsores”, ha afirmado Rajoy. A su juicio, los poderes públicos deben incentivar un ahorro a largo plazo, “que sirva como complemento de la pensión pública pero también para otros planes vitales, como la educación de los hijos, un proyecto personal o superar cualquier revés que nos pueda traer la vida”.

En esta línea, el presidente ha anunciado que mañana propondrá al Consejo de Ministros la aprobación de un Real Decreto “que permitirá a las personas que ahorran en planes y fondos de pensiones recuperar todo o parte de lo ahorrado a partir de los diez años de la aportación”. También ha avanzado que las comisiones que los ahorradores pagan a las entidades gestoras “se van a rebajar muy sensiblemente”.

Rajoy ha remarcado que el sistema de pensiones público está garantizado por el Estado y que es compatible con la iniciativa privada del ahorro. Los planes de pensiones, ha recordado, existen en España desde hace treinta años, y más de ocho millones de personas disponen de uno en la actualidad, con un ahorro acumulado de más de 100.000 millones de euros. La reforma anunciada, ha expresado, “intenta incentivar ese ahorro, apela a la responsabilidad individual y da más libertad y garantías al ahorrador, que puede disponer antes de su dinero”.

Acuerdo presupuestario y para la financiación autonómica

El jefe del Ejecutivo se ha referido en su intervención a dos asuntos inmediatos que son fundamentales para las inversiones públicas y los servicios esenciales de los españoles: los Presupuestos Generales y la financiación autonómica.

Sobre los Presupuestos de 2018, Rajoy ha afirmado que el acuerdo para aprobarlos “es posible y es lo mejor para el conjunto de los españoles”, ya que darían estabilidad y certidumbre y mejorarían la vida de los ciudadanos.

El presidente también ha defendido el pacto para un nuevo sistema de financiación de las comunidades que garantice los servicios públicos, no cree agravios entre ellas y sea “más sencillo, equitativo, estable y transparente”. “En este caso, el concurso de todos es muy conveniente, y el del PSOE, además de responsable, es imprescindible”, ha dicho.

La máxima prioridad, recuperar todo el empleo perdido

Rajoy ha recordado que 2017 terminó con un crecimiento del 3,1% y con la creación de más de 600.000 empleos, cifras que superaron las previsiones. Además, ese año concluyó con 19 millones de ocupados, con más mujeres trabajando que nunca en la historia y con el empleo juvenil creciendo a doble velocidad que la media nacional. Asimismo, ha señalado que España lleva cuatro años liderando la reducción de paro en Europa y, aunque la tasa de desempleo sigue siendo elevada, es la menor desde 2008.

El presidente ha pronosticado que España crecerá en 2018, al menos, un 2,5% y se crearán 400.000 empleos. También ha dicho que confía en recuperar la riqueza que destruyó la crisis. De hecho, ya se ha recuperado el PIB, así como los niveles de recaudación fiscal y dos tercios del empleo.

Rajoy ha asegurado que “la máxima prioridad” para el Gobierno es “recuperar todo el empleo que se perdió durante la crisis y seguir impulsando la generación de oportunidades”.

Pool Moncloa Diego Crespo En este sentido, ha argumentado que los datos demuestran que el empleo es cada vez más estable, tiene mayor calidad y fomenta la igualdad de oportunidades: “Encadenamos 48 meses seguidos de aumento de la contratación indefinida. Ya hemos recuperado el nivel de empleo indefinido previo al inicio de la crisis. Y, en 2017, el paro de larga duración se redujo en casi medio millones de personas”.

El Gobierno, según ha apuntado Rajoy, seguirá trabajando para corregir las desigualdades porque el esfuerzo está dando sus frutos: “Se ha producido una mejora en las condiciones de vida de las familias y se está reduciendo el riesgo de pobreza y de exclusión. Las prestaciones por dependencia están en máximos históricos. Y la brecha salarial entre mujeres y hombres se está reduciendo en estos años”.

Ofrecemos diálogo y buscamos el pacto

Rajoy ha subrayado que “las cosas van mejor”, pero tenemos que “continuar ganando en productividad” con el fin de aumentar los niveles de renta y mejorar los salarios. En este punto, ha resaltado que el Gobierno “ha pactado con los agentes sociales una subida del Salario Mínimo para los próximos tres años, siempre que sigamos creciendo y creando empleo al ritmo actual”, aumento que se suma al acordado con el PSOE en 2017.

En opinión del presidente, esta legislatura debería ser “pródiga en pactos”, porque “los españoles votaron una composición política del Parlamento que exige buscar acuerdos”, y el momento económico “nos invita a pensar en el medio y largo plazo”.

“Ofrecemos diálogo y buscamos el pacto, porque la política no puede ser un enfrentamiento eterno y estéril. La política es debatir, pero con el objetivo de acordar”, y ha manifestado que “nuestra voluntad de diálogo y acuerdo es clara y sincera en todo aquello que puede mejorar la vida de los españoles”.

“Cataluña no va a estar sin Gobierno”

Mariano Rajoy ha concluido su intervención refiriéndose “al mayor desafío que ha afrontado nunca la democracia española”, que ha demostrado “que tiene instrumentos y fortaleza para defenderse cuando se la ataca”.

La respuesta del Estado de Derecho, ha añadido el presidente, ha dejado claro que el Gobierno no cede ante las imposiciones ilegítimas o ilegales, que en España se cumple la ley y que los tribunales, “desde su absoluta independencia”, protegen los derechos de todos y establecen las responsabilidades de quienes se sitúan fuera de la legalidad.

El jefe del Ejecutivo ha expresado su deseo de que se recupere la normalidad cuanto antes y ha subrayado que ahora está en manos del nuevo Parlamento catalán elegir a un presidente que pueda ejercer su cargo y no esté incurso en procedimientos judiciales.

Además, ha enviado un mensaje de tranquilidad: “Mientras el nuevo Parlament busca un presidente que pueda serlo, o se repiten las elecciones, si no lo encuentran, Cataluña no va a estar sin Gobierno porque el artículo 155 es la garantía de que se siguen atendiendo los servicios esenciales y las necesidades reales de los catalanes”.