ha asegurado que, sin negar que la corrupción representa un grave problema, no le parece responsable “extender el manto de la sospecha sobre toda la clase política”.

En respuesta a una pregunta formulada por , de UPyD, ha declarado que en política “hay una inmensa mayoría de gente honrada que asume sus responsabilidades públicas con un alto costo familiar, personal y profesional”. A partir de este convencimiento, ha defendido la necesidad de, evitando generalizaciones injustas, combatir la corrupción con medidas concretas como las impulsadas por este Gobierno.

Entre ellas ha detallado las iniciativas que hacen que los partidos se sometan a responsabilidad penal o estén obligados a publicar su contabilidad, una vez fiscalizada por el . También ha resaltado el aumento de las penas por ocultación, simulación o falseamiento de las cuentas públicas, la propuesta a los grupos de un acuerdo con medidas contra la corrupción o el encargo al de un informe con propuestas.

Sin embargo, en opinión de Rajoy, la medida más relevante ha sido la presentación de la Ley de Transparencia, “un excelente antídoto contra la corrupción”. Al respecto de esta norma ha anunciado que “voy a promover que los criterios de la Ley de Transparencia se apliquen a los partidos políticos”.

Por otra parte, ha instado al diputado socialista a que él mismo y su partido hagan el ejercicio de transparencia realizado por el presidente del Gobierno y el al publicar sus cuentas.

Reformas, no recentralización

En respuesta al diputado del Grupo Vasco , el presidente del Gobierno ha manifestado su convencimiento de que las medidas del Ejecutivo están siendo respetuosas con la distribución competencial. A este respecto ha asegurado que “no es mi pretensión recentralizar nada, pero sí hacer reformas”.

Para Rajoy, “tanto el Gobierno como las comunidades tenemos la facultad y la obligación de velar por el respeto al reparto de competencias que hace la propia Constitución. Es normal que haya recursos, pero también es obligado que haya diálogo”. En este sentido ha mostrado su disposición a hablar a con el Gobierno vasco de las discrepancias que pueda haber sobre las futuras normas de régimen local o de unidad de mercado.