​La ministra ha respaldado con datos la progresión en la reducción de las diferencias entre hombres y mujeres y ha dicho que es fundamental “atacar las causas” que las han producido. En este sentido, ha recordado que España en este momento es en el que más mujeres participan en el mercado de trabajo, lo que ha supuesto una reducción en la brecha de actividad en once puntos, el nivel más bajo desde que se tienen estadísticas.

En segundo lugar, se ha referido a la diferencia salarial entre trabajadores y trabajadoras que, aunque queda mucho por hacer, ha pasado de incrementarse en España a reducirse y se sitúa 14,2 puntos, “mínimos históricos”. La ministra ha invitado al resto de los grupos a trabajar por continuar reduciéndola y ha señalado que es preciso contar con “aliados”, en referencia al papel de sindicatos y patronal que son quienes deciden los salarios a través de la negociación salarial. “Tenemos que facilitarles mejores instrumentos para que hagan bien su labor”, ha afirmado.

Por último, ha señalado que en materia de pensiones son necesarias medidas de compromiso, como el complemento de maternidad para las pensiones de mujeres que contribuyeron demográficamente durante su vida laboral. La ministra ha dicho que la brecha en pensiones se sitúa por primera vez por debajo de los 20 puntos. La diferencia entre la pensión de hombres y mujeres se ha reducido en 13 puntos desde 2011 (7,7 de ellos desde la puesta en marcha del complemento de maternidad, que ha duplicado el ritmo de reducción de las diferencias).

En este momento, 360.000 mujeres cobran el complemento por maternidad, que supone hasta un 15% de incremento de la pensión en función de la contribución demográfica de la trabajadora.

La ministra ha concluido su intervención recordando que el Gobierno trabaja para aumentar las pensiones mínimas y de viudedad.