Tras presidir en el acto de imposición de la Grandes Cruces de la , el jefe del Ejecutivo, en respuesta a los medios de comunicación interesados en conocer su opinión sobre la investidura que está teniendo lugar en el , ha afirmado: “Lo que he escuchado a lo largo de las últimas horas a mí no me ha gustado, pero voy a juzgar los hechos”.

ha afirmado que va a apostar por “el entendimiento y por la concordia”, pero que igualmente garantizará que “la ley, la Constitución española y el resto del ordenamiento jurídico se van a cumplir”.

Además, ha apelado a la mesura, a la tranquilidad y ha pedido que se deje a un lado la ansiedad porque “no conduce a nada, no resuelve nada” y no contribuye a “abordar una situación tan compleja como esta”.