El presidente del Gobierno ha asegurado que la aplicación del artículo 155 de la Constitución, aunque “es algo excepcional” y “sin precedentes”, está funcionando de “una manera razonable”. Entre otros aspectos, “ha servido para recuperar mucho la normalidad” y para que “todos los españoles sepan que el Estado se puede defender”, ha destacado. De hecho, ha añadido que hay un dato muy positivo: los grupos independentistas van a presentarse a unas “elecciones convocadas por el presidente del , con arreglo a la Constitución Española y al Estatuto de Autonomía de Cataluña”.

Ha negado que el Gobierno haya sido “timorato” con respecto a Cataluña y ha aclarado que el 155 se aplicó cuando se rompió la lealtad institucional: “Espero que a partir de ahora, como ocurre en otros países fuertemente descentralizados, los gobernantes sean leales a las normas que ellos mismos se han dado”.

Artículo 155

El presidente ha explicado que no se aplicó antes ese artículo de la Constitución por dos motivos. Por un lado, al ser una medida “excepcional”, era necesario adoptar esa decisión “cargado de razones”. Por otro, ni el PSOE ni Ciudadanos “querían la aplicación del 155 hasta ya las últimas fechas” y era importante que el PP no estuviera solo. Tras subrayar que el artículo 155 es una excepción que “debe aplicarse durante poco tiempo”. De hecho, ha dicho que “hacemos elecciones para que deje de aplicarse”.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo ha subrayado que tan solo se han intervenido aquellos sectores de la sociedad considerados relevantes y que son “competencia de Estado”, como Exterior, Interior y Hacienda.

Las elecciones del 21D

Sobre las elecciones convocadas en Cataluña para el 21 de diciembre, Mariano Rajoy ha afirmado que el Gobierno ya “ha hecho su función” y que ahora ha llegado el momento de la gente, que es quien debe decidir: “Hago un llamamiento a que haya una participación masiva y espero que los partidos no independentistas ganen las elecciones”. En cualquier caso, ha advertido, “gane quien gane las elecciones” está obligado a cumplir la ley.

Con respecto a los dirigentes catalanes que en estos momentos se encuentran investigados o en prisión provisional, el jefe del Ejecutivo ha explicado que todos ellos pueden presentarse a las elecciones, puesto que no han sido inhabilitados (la inhabilitación solo llega tras una sentencia firme de los tribunales). No obstante, ha añadido que “sería absurdo que una persona que estuviera en prisión se le hiciese conseller” porque “no podría ejercer su función”.

Preguntado por la posición del PSC ante la formación del nuevo Gobierno catalán, Mariano Rajoy ha contestado que es difícil saber qué pactos se alcanzarán tras las elecciones. En todo caso, ha recordado que el PSC ha apoyado la aplicación del artículo 155 de la Constitución y “eso es muy positivo”.

Las mentiras del independentismo

El presidente del Gobierno también ha hablado de “las grandes mentiras” del nacionalismo. Según ha explicado, no es solo que Cataluña no estaba preparada para la independencia, como decían, sino que se afirmó que no iba a afectar a la economía y ya se han marchado más de 2.000 empresas y se ha tenido que bajar la previsión de crecimiento al 2,3%: “Era mentira lo de la economía, era mentira que estuvieran preparados, era mentira que si se independizaban no se iban de Europa y era mentira que iban a tener el apoyo de Europa. No han tenido el apoyo ni de un solo país de los 28 que conforman la UE”.

En este punto, Rajoy ha asegurado que si Cataluña recupera la normalidad a partir de enero, la previsión de crecimiento de la economía para 2018 subiría entre 5 y 7 décimas y llegaría hasta el 2,8% o el 3%. Además, se crearían 500.000 puestos de trabajo, igual que ha sucedido este año. El presidente también ha expresado su deseo de que vuelvan a Cataluña las empresas que salieron con el proceso independentista.

Imposible el diálogo con Puigdemont

Según ha contado el presidente del Gobierno, su última conversación con Carles Puigdemont fue “muy frustrante”. Puigdemont insistía en la celebración del referéndum en Cataluña, aunque sabía que el presidente del Gobierno de España nunca lo iba a autorizar: “A mí se me decía, usted puede hablar de los términos y de los procedimientos, pero no puede hablar del referéndum porque esto se celebra sí o sí”. Una “negociación imposible” -ha añadido- que acabó con la aplicación del artículo 155.

En cuanto a la situación actual de Puigdemont, Mariano Rajoy ha afirmado que es “ciertamente complicada”, ya que de forma voluntaria decidió irse a . Si finalmente es candidato el 21-D, su campaña electoral será “puramente victimista”. Sobre la marcha del expresidente catalán, ha comentado que “después de todo lo que vi en los últimos meses, ya pocas cosas me han sorprendido”.

Reforma constitucional

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que en 1978 se acordó un estado “muy descentralizado” para que todos estuvieran “cómodos” en España. Ha explicado que ese gran acuerdo se basaba en un principio capital: la lealtad institucional. Según ha dicho, en los últimos tiempos ese principio se rompió en Cataluña: “Si el se hubiera comportado lealmente, sin duda alguna las cosas hubieran funcionado de otra manera y nos hubiéramos ahorrado todos los problemas que hemos tenido”.

Rajoy ha asegurado que, aunque “nunca ha sido partidario” de reformar la Constitución, salvo que se tenga “muy claro” para qué se va a hacer, sí se ha mostrado “dispuesto a escuchar y a hablar con todos”. No obstante, ha subrayado que no aceptará que se cuestionen principios como son la soberanía nacional, la unidad de España, la igualdad de todos los españoles en derechos y deberes y la defensa de los derechos constitucionales.

Injerencias extranjeras en Cataluña

Con respecto a la campaña que se desarrolló en las redes sociales durante los primeros días de octubre, Rajoy ha aclarado que muy pronto se vio que “había un esfuerzo perfectamente organizado utilizando robots para lanzar noticias falsas siempre contra España”. Según ha explicado, el 55% de esos perfiles falsos estaba en Rusia (ningún dato apunta al , ha dicho), el 30% tenía su origen en Venezuela y “solo había tres que eran verdaderos”.

Ha agregado que esta no es una situación nueva en Europa porque sucedió lo mismo con el Brexit y con las últimas elecciones francesas cuando se apoyó a : “Esta es una batalla de la que en Europa somos conscientes y se está trabajando”. Ha agregado que es posible que determinados grupos quieran que las cosas no vayan bien en Europa, una región del mundo que representa el 25% del mundial y que defiende el estado del bienestar y la democracia.

Financiación autonómica

Pool Moncloa/Diego Crespo Por otro lado, el presidente Rajoy ha vuelto a expresar su intención de agotar la legislatura, pase lo que pase el 21 de diciembre en Cataluña: “Yo siempre soy partidario de que las legislaturas duren cuatro años porque es transmitir normalidad, dar seguridad”.

Preguntado sobre la posibilidad de establecer un cupo en Cataluña, similar al de o del País , el jefe del Ejecutivo ha señalado que y tuvieron ese sistema durante la dictadura. Con la llegada de la democracia, “se hizo un gran esfuerzo” y se incluyeron en la Constitución. Además, se acordó establecer un sistema de financiación autonómica para el resto de las comunidades que se negociaría cada cierto tiempo.

Rajoy ha recordado también que ahora se va a crear una comisión en el Congreso para evaluar el modelo autonómico y abordar también el tema de la financiación: “Soy partidario de un modelo que afecte a todos. Habrá que corregir si hay cosas que no están bien, pero es imposible hacer un modelo de financiación que no tenga el acuerdo de todos”.

Actuación policial

Asimismo, Rajoy ha alabado la acción de las fuerzas policiales durante todo el proceso, así como del sistema judicial. Según ha señalado, el día 1 de octubre “hicieron una labor importante” y “encomiable”, ya que lograron que ese día “las cosas funcionaran razonablemente”.

Respecto a la huelga organizada el pasado 3 de octubre en Cataluña, el presidente del Gobierno ha manifestado que fue “una actuación por parte de extremistas, radicales e independentistas”, y que no puede considerarse una “huelga al uso” tras desmarcarse grandes sindicatos españoles y catalanes como UGT y Comisiones Obreras.

Ha señalado que “hubo más de 200 personas y 200 vehículos identificados y se han abierto procedimientos, en algunos casos judiciales y en otros puramente administrativos, para sancionar a esa gente”. También se ha referido expresamente a la utilización de niños para bloquear las autopistas: “No hablo de política, hablo de calidad humana”.

Europa, comunidad de valores

Además, el presidente del Gobierno ha recordado que la negociación está abierta en la Comisión creada el para analizar diversos aspectos. Ha expresado su disposición a tratar temas como el de la educación con todos aquellos grupos parlamentarios dispuestos a asistir: “La mejor forma de resolverlo es respetando los derechos de todos, llegándose a un acuerdo y a un entendimiento”.

El presidente del Gobierno ha recordado que, en la sociedad actual, priman los procesos de integración, y no hablamos de un Estado con límites fronterizos, sino de Europa.

A este respecto, el presidente ha manifestado que “Europa es, entre otras cosas, una comunidad de valores, y los valores europeos son la democracia, la libertad, el imperio de la ley y el estado de derecho, y aquí se ha abofeteado a la ley y al estado de derecho”. Sin embargo, ha asegurado sentirse “respaldado, apoyado y reconfortado” por los países miembros de .

Estado de las autonomías

En referencia a la descentralización del Estado Español, el jefe del Ejecutivo ha manifestado que hay un “consenso muy mayoritario” de que los ciudadanos quieren un Estado de autonomías, pues “garantiza bastante bien la igualdad y la solidaridad entre españoles”. Rajoy ha recordado que España tiene “un sistema de bienestar, sanidad, de pensiones públicas y educación pública” que no es comparable con el de otros Estados, y que ello es un “instrumento por excelencia donde se muestra que un Estado es un Estado”.

Por último, Mariano Rajoy ha destacado que España es la duodécima potencia económica del mundo, el tercer país en el sector del turismo y el primero en recepción de estudiantes Erasmus y ha subrayado que el aumento del presupuesto de la Generalidad de Cataluña respecto a 1978, entre otros datos, demuestra cómo ha evolucionado el modelo de Estado en España.