​En los Reales Alcázares de Sevilla, el jefe del Ejecutivo ha afirmado que las infraestructuras en España “encarnan la historia de un éxito de todos porque esta ha sido un gran obra colectiva”. A su juicio, “el esfuerzo ha merecido la pena”, ya que, entre otras cosas, España hoy tiene la primera red europea de autovías y autopistas (más de 15.000 kilómetros), es el cuatro país del mundo con mejor red ferroviaria y posee un modelo de alta velocidad que es referente en el mundo “por su operatividad, versatilidad y fiabilidad”.

España, a la vanguardia del transporte

Rajoy ha asegurado que el desarrollo de las infraestructuras ha impulsado el crecimiento económico, la competitividad, la vertebración territorial y la internacionalización. Prueba de este éxito es que la marca España está hoy presente en proyectos internacionales, como son el AVE Meca-Medina, la ampliación del Canal de , los metros de Panamá, , y , y el Proyecto Marmaray (el túnel submarino ferroviario que une Asia y Europa en el Estrecho del Bósforo).

Pool Moncloa/Diego Crespo A juicio del presidente del Gobierno, las inversiones en infraestructuras son “verdaderamente rentables”, tanto social como económicamente, “ya que tienen un efecto multiplicador”. Por eso, el Gobierno va a seguir apostando por ellas, especialmente por el Corredor Mediterráneo, que es “la actuación inversora más importante” por “su relevancia social, económica y estratégica”. Este proyecto -ha agregado- supone una inversión total de 17.000 millones de euros, “de los cuales ya se han ejecutado hasta la fecha 13.000”.

Mariano Rajoy ha ofrecido detalles sobre las actuaciones que se están llevando a cabo en los diferentes tramos del Corredor Mediterráneo, entre otros ha mencionado que en el tramo - ya se está realizando la circulación en pruebas; en otros, se hará entre este año y el próximo.

También ha anunciado que la llegada del AVE a está prevista para el año 2019, a la vez que se está trabajando en las líneas ferroviarias de , , el País .

Una inversión productiva

Según ha afirmado el presidente del Gobierno, la planificación es “especialmente necesaria” en la política de infraestructuras, para que la asignación de recursos se dirija a obras “viables, sostenibles y capaces de cumplir con su función en el largo plazo”.

Por último, ha agregado que las infraestructuras “impulsan el intercambio y el crecimiento económico, dinamizan el empleo, conectan territorios y mejoran la movilidad”. En definitiva, ha dicho, “se convierten en una inversión productiva”.