El presidente del Gobierno ha dicho, en su comparecencia en La Moncloa, que la decisión adoptada ayer (por el sábado) por el Eurogrupo de abrir una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para las entidades financieras españolas que lo requieran, posibilita que “vuelva a fluir el crédito a las familias, a los emprendedores, a las pequeñas y medianas empresas, a los trabajadores y autónomos para que todos ellos puedan desarrollar sus iniciativas, mantener o crear sus empresas y, al mismo tiempo, crear empleo”.

Lo sucedido ayer, ha subrayado el presidente, forma parte de un “plan global de saneamiento de la economía española y de su puesta a punto para recuperar el crecimiento y, por encima de todo, la creación de empleo”.

Además, demuestra las ventajas de la cooperación dentro de , pues, a su juicio, “a más Europa y a más integración y más apoyo, sin duda alguna, mejores resultados para todos”.

Credibilidad

ha asegurado que si en estos cinco meses no hubiéramos ganado la credibilidad de nuestros socios, de las instituciones europeas y mundiales, lo que ayer se hubiera planteado en la reunión del Eurogrupo hubiera sido la intervención del Reino de España y no la apertura de un línea de crédito europeo para recuperar la solvencia de las entidades españolas que lo requieran.

La situación económica “era y sigue siendo muy delicada” por ello, ha señalado el presidente, estamos obligados a seguir haciendo esfuerzos para reducir la deuda, para continuar con las reformas y para sanear el sistema financiero.

El jefe del Ejecutivo ha querido agradecer “el comportamiento ejemplar y la madurez que están mostrando todos los españoles” en este proceso de recuperación de la credibilidad, la imagen y la reputación de la economía española.

Finalmente, Mariano Rajoy ha subrayado que, aunque vivimos una situación muy difícil, el Gobierno sabe lo que hay que hacer y está tomando las decisiones para salir adelante y para recuperar el crecimiento y el empleo.