El jefe del Ejecutivo ha agradecido a el apoyo que ha dado al “pero, sobre todo, a España y a los ciudadanos españoles en unos momentos tan difíciles como los que estamos viviendo: ha apoyado la actuación del Gobierno español, ha manifestado su respeto a nuestra Constitución, a nuestras leyes y a nuestro sistema judicial”.

ha calificado este apoyo como muy reconfortante “porque lo que se ha puesto en tela de juicio en Cataluña en los últimos tiempos ha sido, sobre todo, los valores europeos: el valor de la democracia, el valor del Estado de derecho y el valor del imperio de la ley; tres valores fundamentales que están en la esencia del proyecto de construcción europea”.

Son precisamente estos valores, asegura Rajoy, “los que han hecho de Europa lo que es hoy: la región más importante del mundo en términos de democracia, libertad, respeto a los derechos humanos, progreso económico y social y atención a las personas”.

A juicio del presidente del Gobierno, ha quedado acreditado que ante el ataque a estos valores, “el Estado tiene la posibilidad de defenderse frente a aquellos que quieran destruirlo y a aquellos que quieran pasar por encima de la ley”. En este sentido, Rajoy considera muy relevante que todos los países de “hayan apoyado las decisiones que se han adoptado y la integridad territorial de España”.

Previsión de crecimiento

El presidente del Gobierno ha reconocido que la situación en Cataluña podría afectar a las previsiones de crecimiento de España. Pese a que la Unión Europea considera que el año que viene el crecimiento será del 2’5 por ciento, el Gobierno español ha bajado sus previsiones del 2’6 por ciento al 2´3 por ciento, “precisamente previendo que estos acontecimientos puedan generar problemas en el futuro”, ha indicado el presidente. De hecho, ha añadido, existen datos preocupantes como la salida de empresas de Cataluña y ha recordado que este contexto también está afectando al turismo y al comercio.

Elecciones autonómicas

No obstante, Mariano Rajoy confía en que tras las elecciones autonómicas en Cataluña, la situación se normalice. “El objetivo del Gobierno es que después del 21 de diciembre se recupere la convivencia y, por tanto, la economía pueda continuar con el ritmo de crecimiento que ha tenido en los últimos tiempos”.

El presidente del Gobierno, que ha hecho un llamamiento a la participación en los comicios, espera que el 21 de diciembre sirva para iniciar una nueva etapa. “Creo que lo que hay que hacer ahora es mirar al futuro y que lo que la gente quiere es tranquilidad, que las empresas funcionen bien, que reciban beneficios, que contraten gente y, en suma, que el bienestar y la riqueza de los españoles y particularmente los catalanes no se vea perjudicado”, ha señalado Rajoy.

El presidente confía en que tras las elecciones, “todo el mundo cumpla con sus obligaciones como españoles y europeos, la primera de las cuales es cumplir la ley, que, en definitiva, son las normas de convivencia y responden a la voluntad de la mayoría”.