El presidente de gobierno, , compareció este jueves en rueda de prensa, tras el extraordinario , para dar a conocer las medidas adoptadas frente a las resoluciones “autoritarias” y “antidemocráticas” tomadas por el Parlament de Cataluña y la Generalitat con el objeto de celebrar el referéndum “ilegal” el 1 de octubre, “nadie pudo imaginar jamás que pudiéramos asistir a un espectáculo tan antidemocrático como el de ayer en el Parlament. Han pasado por encima de todo”, aseguro el presidente, tras defender los principios de legalidad y soberanía nacional.

comenzar la comparecencia Rajoy expuso las actuaciones orientadas a defender, según sus propias palabras, “el imperio de la ley, garantía de la convivencia y de la libertad” y que comprenden un recurso ante el Tribunal Constitucional de la Ley del Referéndum aprobada por el Parlament , así como el decreto de convocatoria y las normas para la celebración del mismo, la impugnación de la resolución 807/11 del Parlament por la que se designan cinco miembros de la sindicatura electoral. Todos ellos, con la petición de nulidad y suspensión de los actos a la espera de sentencia, además de solicitar al alto tribunal que notifique personalmente todas esas decisiones a los miembros del , a todos sus altos cargos, a los 947 alcaldes catalanes y sus medios públicos. El mensaje del presidente fue claro, “el referéndum no se va a celebrar, en ningún caso”.

El ejecutivo insistió en que el recurso ante el TC era obligatorio, “tenemos que defender las instituciones y los derechos de todos los españoles”, e hizo un llamado de raciocinio a los responsables de la Generalitat: “les digo que no sigan avanzando en este camino hacia el precipicio institucional, que no menosprecien la fuerza de la democracia española y que abandonen”. Además Rajoy aprovechó la ocasión para enviar un mensaje de tranquilidad a los funcionarios catalanes: “estén tranquilos, nadie les puede obligar a hacer nada ilegal” y agradecer a los letrados del Parlament de Cataluña “su actuación en defensa de la legalidad es digna de reconocimiento”.

Para terminar su comparecencia, Rajoy se dirigió al conjunto de la sociedad, primero como ciudadano, para lamentar lo vivido este miércoles en el Parlament: “todos tenemos motivos para la inquietud porque jamás en nuestra historia reciente hemos asistido a un ataque de esta naturaleza a nuestro pacto de convivencia”; y después como político, agradeciendo el apoyo del resto de grupos en defensa al cumplimiento de la ley y pidiendo un voto de confianza a la ciudadanía: “les garantizo que soy muy consciente de mis obligaciones y de la gravedad del momento, soy muy consciente de lo que está en juego, sé lo que se espera de mí y sé cuáles son mis obligaciones. Y les puedo asegurar que no he dedicado tantos años a mi país y al interés general como para permitir ahora que se pueda liquidar de un plumazo nuestro modelo de convivencia. Eso no va a suceder y haré todo lo necesario, sin renunciar a nada, para evitarlo”.