​El jefe del Ejecutivo ha participado en en la reunión de países europeos miembros del preparatoria de la próxima cumbre del grupo que se celebrará en (Alemania) los próximos 7 y 8 de julio.

La reunión encabezada por la canciller alemana, , ha contado además con la presencia del presidente francés, ; de los primeros ministros del Reino Unido, ; Italia, ; Holanda, ; y Noruega, , y de los presidentes del , , y de , .

En la intervención conjunta de todos los mandatarios europeos, excepto May, ha destacado que “el crecimiento económico y la creación de empleo deben seguir siendo los grandes objetivos en Europa y, desde luego, lo son en España”. Nuestro país, ha apuntado, está creciendo por encima del 3% en los últimos tres años y creando 500.000 puestos de trabajo anuales: “El objetivo es continuar en ese mismo ritmo durante los próximos tres años”.

En este punto, el presidente ha destacado los datos positivos de inflación y de crecimiento publicados hoy por el . A su juicio, la recuperación económica ha sido posible gracias a las reformas y al sector exterior.

Rajoy ha asegurado que España apoya la libertad de comercio y el multilateralismo, quiere que haya claridad contra el proteccionismo y pide que “las reglas de juego sean iguales para todos y se respeten”.

Respecto al cambio climático, otro de los asuntos que se abordarán en Hamburgo, el presidente español ha abogado por que se dé “un apoyo claro y contundente a las decisiones y los acuerdos que se adoptaron en su día en la Cumbre de ”.

En cuanto al terrorismo, ha defendido que hay que trabajar en tres direcciones: mejorando la cooperación internacional, luchando con contundencia en Internet y luchando contra su financiación y contra el blanqueo de capitales. Además, el presidente ha resaltado el papel de las víctimas en su lucha.

En materia de inmigración, Mariano Rajoy ha señalado que la batalla hay que darla siempre en origen: “Creemos que hay que ayudar a los países para que mejoren su desarrollo y ser contundente en la lucha contra las mafias”.

Sobre esta última cuestión, el presidente ha expresado su solidaridad al Gobierno y al pueblo italiano ante la llegada de inmigrantes a sus costas y le ha ofrecido ayuda para “evitar las situaciones dramáticas” que allí se están viviendo.