ha asegurado que “debemos perseverar en nuestra política económica. No la voy a rectificar”. Ha señalado algunos de los efectos que ya se perciben, como la “reducción del déficit, mejor percepción de las instituciones y mercados internacionales, la balanza de pagos está en equilibrio y el sector financiero se está restructurando”.

En respuesta a una pregunta formulada por , del Grupo Socialista, el presidente ha admitido que el dato del paro registrado en febrero no es bueno, aunque es el menos malo de los últimos cinco años en ese mes.

Además, ha explicado que a pesar de que en 2012 la recesión fue más profunda que en el año anterior, se destruyó mucho menos empleo “gracias a las medidas de flexibilidad interna que se recogen en la reforma del mercado laboral”.

Medidas contra los desahucios

El presidente ha afirmado, en respuesta a una cuestión sobre los desahucios planteada por el diputado de Izquierda , que el Ejecutivo trata de conciliar la protección a las personas más afectadas por la crisis con la defensa de la seguridad jurídica y el estado de derecho.

Ha recordado las medidas ya implementadas de protección de los deudores hipotecarios, como el código de buenas prácticas y el canal de restructuración de deuda “que puede conducir en última instancia a la dación en pago”. También se ha referido a la norma, en fase de tramitación, que prevé suspender los desahucios de personas con importantes riesgos de exclusión social. Ha asegurado que, dado que se tramitará en paralelo con la iniciativa legislativa popular planteada al respecto, “podemos intentar llegar a algunos puntos de entendimiento”.

Rajoy también ha respondido a una pregunta de , de UPyD, sobre la acción del Gobierno respecto a los tres miembros de expulsados recientemente de Noruega. El presidente ha dicho que el Ejecutivo seguirá apoyando a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y recabando la colaboración internacional. Ha recordado que contra tres de esos terroristas “hay dictada una orden europea de detención y entrega” y además una orden de detención internacional contra dos de ellos. “No vamos a negociar, sólo esperamos el anuncio de su disolución. Esta es nuestra posición y es la de siempre”, ha concluido.