Durante su intervención en la sesión de control al Gobierno, Mariano Rajoy ha defendido su política económica y ha pedido a los senadores que la respalden y que “se sienten a hablar con sensatez y con sentido común en el Pacto de ” sobre el futuro de las pensiones.

En respuesta a una pregunta del senador del Grupo Socialista, , sobre las medidas que tomará el Ejecutivo para garantizar el sistema público de pensiones, el presidente ha respondido que “hay que seguir haciendo una política económica que genere crecimiento, cree empleo y haga que aumente la cantidad dedicada a pensiones y al resto de los servicios públicos”.

Rajoy ha señalado que “cuantas más personas trabajen y cuanto más cobren esas personas más cotizaciones habrá y mejores pensiones”. En este sentido, ha subrayado que “toda la política económica del Gobierno ha tenido un objetivo: la creación empleo”.

El presidente ha recordado que “los ingresos dedicados al pago de pensiones sufrieron un retroceso descomunal” entre los años 2007 y 2011, antes de su llegada al Gobierno: “Cada vez aumentaba más el gasto en pensiones porque había más pensionistas y cada vez había menos ingresos para pagarlas” porque había una caída del empleo continua.

Al respecto, ha señalado que tres millones y medio de españoles perdieron entonces su puesto de trabajo, lo que supuso una pérdida de recaudación de 70.000 millones de euros, que es lo que pone en peligro las pensiones.

Mariano Rajoy ha resaltado que las cosas han cambiado, España crea más de 500.000 puestos de trabajo al año y en 2017 hubo más de 600.000 afiliados a la Seguridad Social. Por cada nuevo pensionista, el año pasado “había 6,3 cotizantes a la Seguridad Social más. En total, 96.000 pensionistas más y 611.00 afiliados más a la Seguridad Social”, ha concretado.

A su juicio, “el sistema de pensiones puede enfocar el futuro con optimismo”, a pesar de que todavía hay déficit en el sistema.

Consenso y colaboración contra el terrorismo

El presidente ha subrayado el compromiso del Gobierno con las víctimas del terrorismo “por lo que son y lo que representan” y ha señalado que el Ejecutivo lo ha demostrado legislando y adoptando medidas en su beneficio. Una de esas iniciativas, ha señalado, es la creación del , objeto de la pregunta que ha planteado el senador , del PNV.

Rajoy ha definido ese Centro, cuya inauguración está prevista para el año 2019, como “una pieza básica en la construcción del relato de lo ocurrido” y “el imprescindible homenaje y recuerdo a las víctimas”. Será, ha añadido, el primer centro memorial dedicado a las víctimas del terrorismo en Europa y uno de los pocos del mundo.

El jefe del Ejecutivo ha manifestado que el Centro es fruto de la pluralidad y de la colaboración, como refleja la presencia en la fundación que debe gestionarlo del , el vasco, otras comunidades autónomas, las víctimas y la sociedad civil. Además, ha recordado que su creación deriva de la Ley de Víctimas del año 2011, aprobada por la práctica unanimidad de los grupos parlamentarios, un consenso por cuyo mantenimiento ha abogado.

Rajoy ha sostenido que el terrorismo de , como el yihadista, “no ha sido un episodio entre otros, sino la principal agresión a los derechos humanos” ocurrida en España durante muchos años. “No creo que sea positivo, como algunos pretenden, mezclar terrorismo con otro tipo de delitos ni poner en el mismo plano democracia y terror”, ha dicho Rajoy, quien ha llamado a “evitar equidistancias morales o políticas, ambigüedades o neutralidades valorativas entre víctimas y victimarios”.

Nueva etapa en Cataluña

Preguntado por la senadora Mirella Cortès, de ERC, respecto a la gestión del , el presidente se ha declarado “satisfecho” con la labor de ese departamento, de la que ha destacado las detenciones en la lucha contra el terrorismo yihadista -las últimas, hoy mismo-, la cifra récord en la persecución del narcotráfico y los avances contra la violencia de género.

Además, ha elogiado el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en defensa de los derechos y libertades de todos, siempre respetando la legalidad, y se ha manifestado “orgulloso” de que España sea una “democracia consolidada” en la que rige el Estado de derecho.

En referencia a lo ocurrido en Cataluña en los últimos meses, el jefe del Ejecutivo ha acusado a “determinadas autoridades de la Generalitat” de situarse al margen y en contra de la legalidad y de pretender liquidar los valores básicos de las democracias occidentales. Por eso, ha dicho, ningún país ni en Europa ni en el mundo les ha apoyado.

Mariano Rajoy ha negado que en España se persigan ideas, se restrinjan derechos o se cuestione el autogobierno de Cataluña. En esta comunidad, ha defendido, es necesario “iniciar una nueva etapa de vuelta a la legalidad y a la normalidad”, con certidumbre y seguridad jurídica, lo que requiere que el presidente del Parlament presente a un candidato para que se someta a la votación de investidura “y termine esta absurda situación en la que hemos entrado”.