El presidente del Gobierno ha afirmado que “en un mundo cambiante como el actual, extraordinariamente interconectado y en donde los retos son cada vez más complejos, sólo una organización como las Naciones Unidas tiene la capacidad para forjar consensos y promover el entendimiento desde el respeto a las diferencias”, pues representan “el foro deliberativo de la legitimidad global”.

Estas palabras las ha pronunciado en su audiencia a los embajadores representantes permanentes ante las Naciones Unidas de 32 países de los cinco continentes, que se encuentran en para participar, a invitación del y de Cooperación, en un seminario sobre “El agua como factor clave para la paz, la estabilidad, el desarrollo y los derechos humanos”.

ha asegurado que España es “un país abierto al mundo” y quiere “participar activamente y de manera constructiva en los grandes debates que acoge la ONU” y el principal es, a su juicio, la definición de la agenda post 2015. En él confluyen áreas “aparentemente tan dispares como la cooperación al desarrollo, el cambio climático, los derechos humanos, la paz y la seguridad”.

Para nuestro país el agua está en el centro de esa confluencia: “La gestión del agua es un factor clave para la paz, la estabilidad, la conservación del medio ambiente y el desarrollo sostenible”, ha dicho Rajoy.

Para afrontar estos retos España se presenta, según el jefe del Ejecutivo, como “un socio fiable y serio”, firmemente comprometido con los principios y valores que encarna las Naciones Unidas, compromiso que “está profundamente arraigado en la opinión pública”.

Los embajadores, que serán posteriormente recibidos por S.A.R. el Príncipe de en el Palacio de la Zarzuela, proceden de los siguientes países: , , , , , , Myanmar, Palaos, Islas Salomón, , , , , Costa de , , , Guinea , Mauricio, , , , , , , Granada, , , , San Vicente y las Granadinas, , y .