​Las tres preguntas dirigidas al presidente del Gobierno en la sesión de control al Ejecutivo se han referido a la aplicación del artículo 155 de la Constitución y a la situación política en Cataluña. Al respecto, Mariano Rajoy ha recordado a los portavoces del PSOE, ; del PNV, , y de Bildu, , que el Gobierno puso en marcha el artículo 155 de la Constitución “para restaurar la legalidad, para defender los derechos y libertades de los ciudadanos de Cataluña, y para proteger las instituciones de autogobierno”.

El artículo 155, ha añadido el presidente, es un “mecanismo excepcional” que no se pone en marcha “caprichosamente”, sino cuando se amenaza o agrede de forma grave las leyes y el interés general.

Rajoy ha manifestado que un gobernante no puede decir que la Constitución no rige en su territorio, no puede inventar una legalidad paralela, no puede declarar unilateralmente la independencia de una parte del territorio nacional “porque eso es la liquidación de los valores más fundamentales que tenemos como nación”.

Participación masiva

Pool Moncloa / presidente confía en que haya una participación “masiva” en las elecciones del próximo 21 de diciembre porque, en su opinión, “la gente es consciente de la importancia que tienen”. Además, según ha subrayado, espera que esas elecciones sirvan para abrir una “nueva etapa política que, necesariamente, debe ser una etapa de tranquilidad, de normalidad, de convivencia, en la que se respeten las reglas de juego, y una etapa que ayude a que continúe la recuperación de la economía española”.

Rajoy ha puesto de relieve la necesidad de que la situación se encauce para seguir trabajando en el principal objetivo de esta legislatura que es el crecimiento económico y la creación de empleo.

El Estado más descentralizado del mundo

El jefe del Ejecutivo ha defendido que “llevamos 40 años desarrollando el Estado de las Autonomías” y que España es “el Estado más descentralizado política, administrativamente y de gasto público del mundo”. Para ilustrar esta afirmación, Rajoy ha especificado que las Comunidades Autónomas han pasado en este tiempo de un gasto público “cero” al 20 por cien del total español, si se quita la partida de pensiones.