ha argumentado, en el Foro “Europa: próximas etapas” organizado por el Berggruen Institute on Governance, que “es crucial que lance mensajes y tome decisiones que sean apreciadas positivamente por la gente”.

Debe resolver, con todos los medios e instrumentos a su alcance, los problemas que preocupan realmente a los europeos, entre los que el presidente ha citado atajar el desempleo juvenil y facilitar la financiación de las pequeñas y medianas empresas.

Ha explicado que, sobre ambas iniciativas, el ha tomado recientemente medidas. Ha remitido a las Cortes un proyecto de ley para la mejora de la calidad educativa, pues la adaptación de los sistemas de educación y formación profesional son muy importantes para favorecer el empleo de los jóvenes, ha subrayado Rajoy.

También ha recordado que el pasado viernes su Ejecutivo aprobó un proyecto de ley de apoyo a los emprendedores y a su internacionalización, norma que, según ha dicho, “estimulará la creación de empresas, su fiscalidad, su financiación y su expansión internacional”.

Cumplir lo acordado

“La rapidez en la ejecución de los cambios acordados y nuevas reformas son las claves del éxito”, ha subrayado Mariano Rajoy, para quien hay dos cuestiones de las que “debemos ocuparnos inmediatamente, porque han de ser decisivas para tener un impacto positivo en el crecimiento y la creación de empleo”: las pequeñas y medianas empresas y el empleo juvenil. Sobre ambas, ha dicho, es importante tomar decisiones concretas en el Consejo Europeo de junio.

El presidente del Gobierno ha formulado una serie de propuestas precisas que afectan a las pequeñas y medianas empresas, pues “en Europa hay 24 millones de parados, pero también hay 24 millones de pequeñas empresas” y, en su opinión, facilitar su financiación es la mejor manera de atajar el paro.

En este sentido, ha señalado que el (BEI) puede desempeñar un papel capital y canalizar la ayuda a las pequeñas y medianas empresas por medio de tres vías: Triplicar el volumen anual de financiación, desde los 10.000 millones de euros que se destinan ahora, hasta los 30.000 millones; incrementar la capacidad del BEI para otorgar a los bancos comerciales garantías de alta calidad sobre las carteras de nuevos préstamos a las pequeñas empresas; y desarrollar un programa de ayuda al comercio para permitir el acceso de las empresas europeas a los procesos de licitación internacionales y facilitar el crédito a la exportación.

Desempleo juvenil

El presidente ha destacado que “nuestros jóvenes necesitan empleo y ayudarles a encontrarlo es la mejor política social que se puede hacer”.

Por esta razón, la segunda actuación que ha de poner en marcha el próximo Consejo Europeo, y sobre la que también ha formulado una serie de propuestas concretas, va encaminada a combatir directamente el desempleo juvenil.

A juicio del presidente, debe crearse de un mecanismo que permita excluir, de forma temporal, las bonificaciones a las cotizaciones sociales para la contratación de jóvenes del cómputo del déficit en el Procedimiento de Déficit Excesivo.

“Con esta actuación, sólo con ésta, permitiríamos una acción contundente e inmediata, con verdadera capacidad de incentivo a la contratación”, pues ello bajaría las cotizaciones a la Seguridad Social “y animaría a muchos a contratar”, ha sostenido Rajoy.

La otra medida que propone el presidente estriba en la utilización acelerada de los recursos de que ya disponemos. Se trata de que el fondo, dotado con 6.000 millones de euros para los próximos siete años, aprobado el pasado mes de febrero y del que España ha sido uno de los países impulsores, se ponga en marcha “a la mayor celeridad posible”.

En opinión del presidente del Gobierno, las instituciones europeas han tomado importantes decisiones en el último año, pero “Europa debe hacer más, mejor, más rápido y de forma más eficiente” para resolver los problemas de sus ciudadanos.