​Rajoy considera que se trata de “una respuesta legítima y proporcionada a los brutales ataques perpetrados por el régimen sirio contra la población civil” porque lo que ha ocurrido durante los últimos días en Siria “supera con mucho las constantes violaciones del alto el fuego”. En este sentido, el jefe del Ejecutivo ha recordado que “el ataque con armas químicas es un crimen contra la humanidad”.

El presidente ha asegurado que el Gobierno ha sido informado “por nuestros socios sobre esta intervención y sobre el carácter limitado de la misma”. El objetivo de esta acción, ha indicado , “es reducir la capacidad del régimen sirio para perpetrar nuevos ataques contra su población”.

“Evidentemente -ha matizado el presidente- siempre preferimos una acción concertada internacional, pero también creemos que la gravedad de los ataques perpetrados contra la población indefensa, contra mujeres y niños, no puede quedar sin respuesta”.

Según ha señalado Rajoy, “España mantiene que solo un proceso político de transición liderado por Naciones Unidas puede traer la paz a Siria y poner fin a tanto sufrimiento”.