“Nuestro país cuenta con un excepcional patrimonio en materia de infraestructuras”, ha señalado Rajoy en el acto de presentación del Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras (PIC) mediante colaboración público-privada. El jefe del Ejecutivo ha recordado que España es un referente en alta velocidad ferroviaria y sus aeropuertos han marcado un nuevo récord de pasajeros. Además, ha dicho, el Gobierno está impulsando la accesibilidad marítimo-terrestre, como muestran el Plan de Inversiones de Accesibilidad Terrestre Portuaria y la reforma del sector de la estiba.

“Tenemos, en suma, unas magníficas infraestructuras y queremos seguir mejorándolas”, ha declarado. El Ejecutivo, ha indicado, pretende hacerlo apoyándose en la experiencia europea, implicando al sector privado y manteniendo su compromiso con la reducción del déficit público.

“Ahora que hemos logrado salir de la crisis y estamos a la cabeza del crecimiento y la creación de empleo en Europa, y a punto de superar el procedimiento de déficit excesivo, estamos en condiciones de dar un nuevo impulso a la inversión en infraestructuras necesarias para nuestro país”, ha asegurado. Ese impulso se concreta en el PIC, dotado con 5.000 millones de euros para actuar sobre 2.000 kilómetros de carreteras en un plazo de cuatro años, entre 2017 y 2021.

Financiación europea

Mariano Rajoy ha subrayado que el plan se pondrá en marcha “sin cargar con ese gasto al Presupuesto” y reclamando a las empresas constructoras que se responsabilicen del mantenimiento de las infraestructuras durante un periodo de treinta años, “con los mismos niveles de calidad y de seguridad que el día de su puesta en servicio”.

Esta garantía de mantenimiento, ha explicado, descansa en la fórmula de pago por disponibilidad. Este mecanismo de colaboración público-privada ha demostrado ya su éxito en Europa, donde ha pasado de representar el 5% de los proyectos a más del 90% en los últimos diez años, ha apuntado el presidente.

El Plan contará, además, con la garantía de la financiación europea en las mejores condiciones a través del Banco Europeo de Inversiones, una ventaja de financiación preferente a la que se une la posibilidad de que proyectos previstos en el PIC se acojan al Plan Juncker. “Las autoridades europeas han recibido la solicitud con muchos interés”, ha asegurado el jefe del Ejecutivo.

Motor del crecimiento y el empleo

En su intervención, Rajoy ha destacado la importancia de la conservación y la mejora de las infraestructuras viarias. En España, ha señalado, el 90% del transporte de viajeros y el 93% del transporte de mercancías se realiza por carreteras, y la gran mayoría de los turistas extranjeros y nacionales se desplazan en automóvil. Además, ha dicho, la inversión en infraestructuras es “un potente motor” de crecimiento, empleo y oportunidades, impulsa la competitividad de un país y promueve su vertebración y cohesión territorial.

El jefe del Ejecutivo ha detallado que este plan que complementará la inversión anual prevista en los Presupuestos Generales del Estado se destinará, fundamentalmente, a completar los tramos de la red transeuropea de transporte por carretera, resolver los “cuellos de botella” en la actual red y adaptar las principales autovías a las exigencias de las nuevas normativas en materia de siniestralidad, ruido y emisiones de CO2.

Las actuaciones concretas del PIC, que contempla inversiones en más de veinte grandes corredores, se presentarán después del verano. Todas las actuaciones planteadas han pasado o tendrán que pasar por un filtro previo para asegurar una rentabilidad mínima, así como una “estricta” evaluación de impacto ambiental, según ha explicado Rajoy.

El presidente ha remarcado “la multitud de beneficios adicionales” de una inversión de esta magnitud, como su “elevado retorno fiscal” -estimado en unos 3.000 millones de euros- y su efecto dinamizador sobre el empleo del sector de la construcción, ya que se crearían 189.200 puestos de trabajo, entre los directos, los indirectos y los inducidos.

Deriva autoritaria del Gobierno catalán

Mariano Rajoy ha expresado su deseo de que todas las administraciones trabajen “para que podamos crecer más, crear más empleo de mejor calidad y mejorar el bienestar y la riqueza de la gente”.

A su juicio, el plan anunciado por el Ejecutivo “contrasta con lo que está ocurriendo en Cataluña, con un Gobierno ensimismado en sus propias rencillas”. En referencia a los cambios en el Ejecutivo catalán anunciados hoy, el presidente cree que “hemos asistido a una muestra más de la deriva autoritaria que rompe cada día las leyes y normas que nos hemos dado entre todos”. “Después de presionar a los medios de comunicación, a la oposición, a los Mossos, a los funcionarios y a los alcaldes, ahora presionan a su propio partido”, ha agregado.

“Qué dialogo quieren con esta forma de comportarse”, se ha preguntado Rajoy, quien ha concluido insistiendo en que “el estará en su sitio”.