Empezó hablando Albiol, quien se refirió a los miles y miles de catalanes que no son de PP pero están observando con atención la actuación del Gobierno y que tienen puesta toda su esperanza en Mariano Rajoy: “el mundo nos está mirando”. Además dijo que “los independentistas han perdido de vista la realidad porque están instalados en una dimensión desde donde no se ven los problemas reales de los catalanes”.

Por su parte, agradeció el esfuerzo, el trabajo y la lealtad de todos los catalanes del PP. “El Partido Popular nació para defender con todas sus fuerzas los valores que consagra la única constitución española aprobada por consenso: la de 1978”. Acabó su intervención diciendo que en el Partido Popular “no vamos a fallar a los catalanes ni tampoco a nuestra historia”.

En último lugar, el presidente Mariano Rajoy quiso transmitir un mensaje de total confianza a todos aquellos que están discriminados en Cataluña por pensar diferente. Rajoy dividió su discurso en tres partes con el fin de hacer una labor pedagógica sobre el problema catalán: primero describió lo que ha pasado hasta la fecha, después lo que ha hecho el Gobierno para la solución del desafío y, por último, lo que va a pasar a partir del 1 de octubre. “La historia no debe olvidarse para saber qué es lo que hay que hacer y lo que no”. Tras afirmar que “el estado de derecho funciona” y que no hay que subestimar la fuerza de la democracia, anunció que “si en 48 horas no hay compromiso de cumplimiento de la ley, los pagos de la Generalitat los hará el ”. También advirtió a la Generalitat: “nos van a obligar a lo que no queremos llegar”.

Para concluir, agradeció a la Guardia Civil su labor al confiscar más de 100.000 carteles de propaganda independentista.