El presidente del Gobierno y del , , ha afirmado hoy que la organización terrorista “tiene que asumir el daño causado, reconocer que nunca tuvo sentido, pedir perdón a las víctimas y desaparecer”. A su juicio “es el único final que les queda y el final que la sociedad le reclama”.

Rajoy, que ha participado en la Escuela de Formación Blanco, ha reivindicado el conocido como espíritu de Ermua, que ha calificado como una “reacción de la sociedad española, llena de civismo, en la defensa de la libertad, y que nos enseñó el papel que tienen las víctimas en la lucha contra el terror”.

Según Rajoy, 20 años después del asesinato del concejal popular en Ermua, “recordamos a Miguel Ángel, porque al hacerlo rendimos homenaje a todas las víctimas y reivindicamos la mejor arma cívica que los países democráticos tenemos en la lucha contra el terrorismo: la defensa de su memoria”.

RECONOCIMIENTO A LAS VÍCTIMAS EN

En otro orden de cosas, el presidente del ha destacado la defensa de la memoria de las víctimas, como parte sustancial en la lucha contra el terrorismo, que se hizo el pasado sábado en la reunión de los países que integran el G-20 y que se celebró en .

“Es un gran éxito de todos, y queda como una lección española en el acervo internacional de la lucha contra el terrorismo en el siglo XXI”, ha indicado.

EL REFERÉNDUM NO SE VA A CELEBRAR

En relación al desafío independentista catalán, Rajoy ha asegurado que “no lleva a ninguna parte y no tiene la más mínima posibilidad de éxito, por mucho ruido y sobreactuación que desplieguen”.

De este modo, ha reiterado que el referéndum con el que amenaza la Generalitat de Cataluña no se va a celebrar, “porque es ilegal, incumple todas las leyes, va en contra del Estatuto de Autonomía, la Constitución Española y la legislación internacional”.

En su opinión, los dirigentes políticos en Cataluña que hablan de desconexión “se han desconectado de la realidad y ya empiezan a ver a ver cómo la sociedad desconecta de su desconexión”.

“Les invito a desconectar de los desafíos y a reconectar con la voluntad de acuerdo; a que desconecten de su delirio y a recuperar la conexión con el respeto a la ley, la democracia y el Estado de Derecho, que están violando de manera ininterrumpida en los últimos tiempos”, ha concluido