Durante su exposición, el presidente Rajoy se ha referido tanto al que se celebró en el día 9 de marzo como a la reunión informal a 27 del día 10. Según ha explicado, en la primera jornada se procedió a la reelección de como presidente del Consejo Europeo hasta el 30 de noviembre de 2019, decisión que aporta “estabilidad a las instituciones”.

Tras subrayar que “ ha superado lo peor de la crisis económica”, el jefe del Ejecutivo ha explicado que en Bruselas se acordó mantener las prioridades de los últimos años: impulsar la inversión, proseguir con las reformas estructurales y aplicar políticas fiscales responsables.

Crecimiento equilibrado

ha repasado los datos que demuestran que hoy “la economía española es ejemplo de recuperación, aporta estabilidad al euro, crece y crea empleo”. Según ha subrayado, el crecimiento español es “equilibrado”, por lo que, si se mantiene la actual tendencia, la tasa de paro puede situarse “en el entorno del 13% a finales de 2019”.

El presidente del Gobierno ha explicado los elementos que considera “esenciales” para que continúe el crecimiento económico y la creación de empleo tanto la UE como España: mejorar las reformas ya realizadas (fundamental, profundizar en el mercado único y mantener el llamado Plan Juncker), perseverar en la consolidación fiscal e impulsar el comercio exterior (mención especial merece el acuerdo comercial firmado con Canadá y también los que se están negociando con MERCOSUR y México).

Inmigración, seguridad y defensa

El reciente Consejo Europeo también abordó el tema de la inmigración, un asunto que, según Rajoy, la UE tiene que abordar con “paciencia estratégica, inteligencia y generosidad”. En este sentido, ha insistido en que “los principios que deben presidir nuestros esfuerzos son el diálogo y la cooperación con los países de origen y tránsito”.

El presidente del Gobierno ha dicho que, en la reunión de Bruselas, también se valoraron las “nuevas iniciativas de seguridad y defensa” y se mostró el “compromiso total de la Unión Europea” para apoyar a todos los países miembros “en la garantía de su seguridad interior y la lucha contra el terrorismo”.

Al respecto, Rajoy ha añadido que la UE debe seguir avanzando en la senda de “homogeneizar la atención a las víctimas, reconocerles la dignidad que merecen y destacar la importancia de su relato en la lucha contra el terrorismo”.

La UE a 27

Antes de repasar el contenido de la reunión informal a 27 del día 10, el jefe del Ejecutivo ha recordado que el próximo 25 de marzo en se conmemorará el 60 aniversario de la firma de los textos fundacionales de la construcción europea. En opinión de Rajoy, la declaración que se acuerde ese día “ha de ser capaz de marcar un punto de inflexión y lanzar un mensaje de ilusión, de confianza y de unidad de cara al futuro”.

El presidente del Gobierno ha añadido que los europeos deben dejar “claras tres ideas”: una, la Unión Europea es una historia de éxito; dos, la prioridad para el futuro debe ser atender “con más intensidad” y “más eficacia” los problemas de la ciudadanía, y tres, el futuro pasa “por una más y mejor integración”.

La UE, una historia de éxito

Mariano Rajoy ha recalcado que “la Unión Europea es una historia de éxito y lo es a todos los niveles”. Prueba de ello, ha agregado, es que Europa ha vivido estos años “el mayor período de paz y de prosperidad de su historia”. En la actualidad, Europa no solo representa la región del mundo con “más democracia”, sino que también es, junto con Estados Unidos, la primera economía mundial y la primera potencia comercial del mundo.

Asimismo, el presidente del Gobierno ha señalado que los 27 deben ahora “hacer un esfuerzo adicional” para “ser más eficaces y resolver de forma ágil los problemas que más preocupan a los ciudadanos”. Para ello, es preciso hacer progresos en la migración y el control de las fronteras exteriores; la política de seguridad y defensa, y el crecimiento económico para mantener y mejorar los pilares del Estado de Bienestar.

Una mayor integración

Mariano Rajoy ha explicado que, para alcanzar los objetivos antes mencionados, ya en la Cumbre Informal de , celebrada en septiembre de 2016, se acordaron algunas medidas concretas como ampliar el llamado Plan Juncker, completar el mercado único, construir una política comercial sólida y luchar contra el desempleo juvenil.

El presidente del Gobierno también ha insistido en que el futuro de la Unión Europea pasa por “una mayor integración”, que se complete con una unión bancaria, para lo cual el Consejo trabaja en la creación de un Sistema Único de Garantía de Depósitos, y avance hacia la Unión Fiscal.

Europa, una cuestión interna

Además de afirmar que “ser miembro de la Unión Europea es un privilegio que muchos países desearían compartir”, Rajoy ha destacado el papel que desempeña España: “No somos uno más de la Unión, sino uno de los grandes por nuestro territorio, nuestra población y nuestro peso económico”.

En este sentido, el presidente se ha referido al “gran salto adelante” que ha dado España en los últimos 30 años, desde que firmó su integración en la UE, ya que Europa ha sido “la extensión del horizonte de todos los españoles y la multiplicación de sus oportunidades”.

Rajoy ha hablado del deber que tiene ahora España con Europa: “Dado que nos importa, dado que es decisivo para nuestro futuro, tenemos un deber que cumplir: asegurar el éxito de la Unión” porque, ha añadido, “lo que le ocurra al conjunto -o a cada miembro- nos afecta a los españoles y viceversa”.

Al hilo de esto, el presidente del Gobierno ha terminado su intervención asegurando que “Europa debe ser, cada día más, una cuestión interna, una tarea que nos concierne a todos dentro de casa, inseparable del bienestar de todos y cada uno de los españoles de hoy y de mañana”.