​Mariano Rajoy ha asegurado que la unión económica y monetaria “ha superado una crisis sin precedentes, gracias al esfuerzo conjunto de las instituciones y de los Estados miembros”.

En este sentido, ha destacado el decisivo papel que ha desempeñado al frente del en la superación de la crisis económica: “Las políticas que ha llevado a cabo el BCE en los últimos años han permitido mantener la confianza en la solidez del euro, aún en los momentos más complicados”.

Avanzar en la integración europea

El presidente del Gobierno ha señalado que Europa también necesita realizar algunas reformas estructurales porque la crisis “puso de manifiesto fallos en el diseño de la moneda única”. En su opinión, “es necesario garantizar un euro sólido, que genere confianza” porque “solo si nos aseguramos que la unión monetaria funciona adecuadamente, sus beneficios llegarán a todos los ciudadanos”.

Al respecto, Rajoy ha indicado que “es capital que avancemos en la integración” europea. Ha agregado que “las economías del euro deben converger más”, proceso que pasa por “fortalecer el mercado interior” -sobre todo en la Unión de la Energía, la Agenda Digital y los servicios-, “avanzar hacia una verdadera política fiscal europea” y acompañarlo con una política monetaria única. Todo ello, ha apuntado, “desde el respeto al principio de subsidiariedad”.

El jefe del Ejecutivo ha insistido en que el objetivo común es “hacer Europa”, pero “no cualquier Europa”, sino “una más integrada, más fuerte, más competitiva y capaz de generar crecimiento, empleo y bienestar para sus ciudadanos”.

Los complicados retos de la crisis

Según ha señalado Rajoy en su discurso, “la crisis nos planteó a todos retos complicados”, retos a los que hubo que hacer frente con “políticas de consolidación fiscal adecuadas” y con “una política ambiciosa de reformas estructurales”. A esta tarea ha estado dedicada España desde 2012, ha añadido.

Cuatro años después, ha señalado Rajoy, “España está hoy a la cabeza de en crecimiento y creación de empleo y ha recuperado con creces la confianza de los inversores y de los mercados financieros”.

La prosperidad de España está en Europa

En su opinión, el camino es evidente: continuar con las reformas para “consolidar el crecimiento económico y mantener los fuertes ritmos de creación de empleo” y, sobre todo, no derogar lo que se ha hecho hasta ahora.

El presidente también ha afirmado que la clave de la prosperidad pasada, presente y futura de España se debe a su participación en el proyecto europeo y en haber sido miembro fundador del euro.

Deusto Business School, sinónimo de excelencia

Tras felicitar a Deusto Business School por su centenario, ha recordado que esta institución, “sinónimo de excelencia”, ha sido “uno de los grandes semilleros de talento”, tanto en España como en el conjunto de Europa. Según ha dicho, “la inversión con más retorno es la inversión en el saber”.

El presidente del Gobierno ha asegurado también que el “exitoso” camino de la Escuela de Negocios de Deusto siempre ha estado sustentado en la solidez de sus principios y valores y en haber sabido compatibilizar el estudio teórico con la vocación práctica.

También ha destacado que Deusto “nos ha ofrecido grandes líderes empresariales y eminencias académicas y, también, servidores públicos de primer nivel”.

En el turno de palabra, al presidente del Gobierno le han precedido José María Guibert, rector de la ; , antiguo alumno de esa institución y exvicepresidente de , y Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, que ha impartido una lección magistral sobre el futuro de Europa.