Durante su intervención, la ministra ha puesto en valor el trabajo desarrollado por la y Arbitraje (SIMA), creada hace 21 años, en la que participan CEOE, CEPYME, CCOO y UGT, cuyo cometido es la gestión de los procedimientos de mediación y arbitraje regulados en el vigente Acuerdo Sobre Solución Autónoma de Conflictos Laborales (ASACV).

Valerio ha agradecido la labor desempeñada por el personal del SIMA, porque “hablar de la Fundación es hablar del diálogo social, de la negociación colectiva, de la capacidad autónoma de las partes para solucionar sus discrepancias como ejercicio de máxima responsabilidad dentro de las previsiones constitucionales de nuestro Estado social y democrático de Derecho”.

Durante su intervención en la Jornada, que ha tenido lugar en la sede de la CEOE, Valerio ha afirmado que con la Carta Magna la democracia, la libertad, la pluralidad y la justicia han ido ganando espacio durante 40 años de convivencia. En cuanto a las relaciones laborales ha precisado que las de hoy son muy distintas a las de hace 40 años, debido a la transformación digital, que está cambiando el modo de trabajar a gran velocidad. “Tenemos que adoptar decisiones que resuelvan los problemas estructurales que viene arrastrando nuestro país, para que el crecimiento económico esté ligado al crecimiento en el empleo de calidad”.

Para la ministra los avances tecnológicos, la versión 4.0 de la industria, del comercio o de cualquier sector, supone también una transformación en el trabajo y eso significa que es preciso renovar el marco regulador del Estatuto de los Trabajadores de manera dialogada con patronal y sindicatos. “Hay que elaborar un nuevo Estatuto que incluya, además de la regulación de las condiciones laborales, aspectos tales como la seguridad y salud en el trabajo, el secreto de las comunicaciones o cuestiones derivadas de la propiedad científica e intelectual”.

La reforma legal ha de ser profunda, según ha explicado, integral y con carácter de permanencia, capaz de adaptar nuestra legislación laboral a los nuevos retos de la economía y del trabajo.

La responsable de Trabajo ha informado de que ya se ha planteado la creación de un grupo de expertos, profesionales y académicos, agentes sociales y económicos, para contar con todos y conseguir una norma que tenga por objetivo la calidad en el empleo, “pilar esencial del Presente y el Futuro del Trabajo”. “O hay empleos dignos, o no habrá futuro del trabajo económicamente sostenible”, ha subrayado.

En ese sentido, la ministra ha defendido que “la competitividad de las empresas no puede abordarse solo desde el punto de vista de los costes laborales”. Para Valerio, el momento actual supone una “gran oportunidad” para que el crecimiento económico se asocie al empleo de calidad y para abordad el salario “no solo como un coste, sino como un componente fundamental del consumo privado”, y por tanto un ingreso a nivel social. “Si la demanda es débil, la oferta también se debilita y perdemos competitividad”, argumentó.