Su majestad ha presidido la cena conmemorativa de los 40 años de Fitur que ha tenido lugar en el Palacio de ante las máximas autoridades y ministros extranjeros de Turismo. La feria tendrá lugar del 22 al 26 de enero en Madrid y contará con Corea del Sur como país invitado.

Los 40 años de Fitur demuestran “la constante superación de las expectativas” que supone esta feria, que se ha convertido en una “cita ineludible” y revela el “éxito” del sector turístico español como “motor de desarrollo de negocio, crecimiento económico y empleo” para España y para el mundo.

Al acto han acudido además el presidente de la , , así como las ministras de Asuntos Exteriores, , y de y Turismo, , y , esposa del presidente del Gobierno, , que se encuentra en para participar en el foro económico.

También han asistido la presidenta del Congreso, , el alcalde de Madrid, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, , además de ministros y embajadores nacionales e internacionales.

En un discurso pronunciado tanto en inglés como en español, el Rey ha destacado el papel fundamental de España como primera potencia turística del mundo, con más de 83,5 millones de viajeros que visitaron nuestro país en el último año, además de liderar las certificaciones turísticas, y ha recordado la próxima celebración en Madrid del nuevo Foro Mundial del Turismo que ha creado la OMT y que celebrará su primer encuentro el próximo otoño.

En este sentido, ha llamado a aprovechar el valor de este sector como “extraordinario expositor, el mejor a nivel internacional” para dar a conocer España en el resto del mundo como “una sociedad moderna, abierta, tolerante, solidaria, inclusiva y hospitalaria” y que a la vez contribuye a “conservar, promocionar y compartir el patrimonio natural y cultural”. “En este contexto, España apuesta de forma decidida por la innovación, la excelencia y la sostenibilidad como claves del modelo turístico del futuro”, ha recalcado.

En esta misma línea, ha subrayado que España desea servir de plataforma en el ámbito de la cooperación “para la transferencia de conocimiento turístico a países emergentes apoyando su desarrollo turístico y social” y ha incidido en que España aspira “a compartir una visión del mundo” y tiene “la responsabilidad de influir positivamente en el compromiso con el progreso inclusivo y sostenible”.

El turismo, ha recordado, es un “un sector transversal que influye en todas sus ramas”. “Es comercio, es transporte, es patrimonio cultural y lingüístico; es naturaleza, innovación, gastronomía, artesanía. El sector turístico es fuente de riqueza y empleo, es una herramienta de cohesión social y territorial, de fijación de la población, de lucha contra el cambio climático y la desigualdad; es un acelerador en la consecución de los ODS —Objetivos de Desarrollo Sostenible— y la transformación digital. También impulsa la economía circular”, ha recalcado en esta línea.

Finalmente, ha puesto en valor que uno de los activos que contribuye al éxito del sector turístico español es el hecho de contar con “uno de los mejores sistemas de comunicación a nivel mundial” y ha destacado también “múltiples atractivos” como el clima, la seguridad, la salud o la gastronomía, todo ello sumado a “un tejido empresarial competitivo capaz de dar una respuesta muy satisfactoria a las demandas cada vez más exigentes de quienes que nos visitan”.