La primera jornada del viaje de Estado de los Reyes a Cuba ha incluido un almuerzo privado en un ‘paladar’ —el nombre con el que se designa en la isla a los restaurantes de iniciativa privada— y una gala de danza en su honor, en el Gran Teatro Nacional , organizada por el Ministerio de Cultura de la República de Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas.

Tras su breve recorrido por La Habana Vieja, los Reyes se han desplazado al paladar Iván Chef Justo, según ha adelantado ‘El Mundo’ y ha confirmado a Europa Press una trabajadora del restaurante. Ensalada de cangrejo y aguacate, croqueta líquida de ropa vieja, ajiaco cubano (una sopa con yuca, boniato, malanga y plátano) hecho especialmente para ellos y, de plato principal, pollo y lechoncito, al horno.

“Todo en raciones pequeñas, querían probar varios sabores”, ha explicado la trabajadora del local. También compartieron un postre, aunque la Reina solo lo probó pero “quedó muy contenta con la presentación y con el servicio”. “Ha sido muy importante y muy emocionante para nosotros”, admite.

Hace 20 años, cuando los Reyes viajaron a La Habana para la , la Reina cenó en La Guarida, uno de los primeros ‘paladares’ de la ciudad, famoso desde su inauguración en 1996 porque allí se había rodado ‘Fresa y Chocolate’ tres años antes.

Este martes, los Reyes tenían poco tiempo y no han dedicado mucho tiempo al almuerzo. A su salida, se han cruzado con un grupo que había reservado para comer, entre los que había un español, sorprendido por haber visto a y más cerca de lo que nunca los había visto en España.

GALA DE DANZA CLÁSICA Y MODERNA

Por la tarde, han acudido a una gala de danza en su honor en el antiguo Centro Gallego de La Habana, hoy Gran Teatro Alicia Alonso. Allí han sido recibidos con un aplauso a su entrada al palco principal, acompañados por la delegación española en su viaje de Estado, donde han presenciado un programa que ha incluido baile clásico, folklore cubano, baile español y baile moderno.

El ha interpretado escenas del segundo acto de Giselle; después, la compañía Acosta Danza, un número de baile moderno en torno a letras de y del poema ‘Porque hoy es sábado’ del brasileño Vinicius de Moraes.

El espectáculo ha incluido también un espectáculo del Conjunto Folklórico Nacional y varios números de la compañía Lizt Alfonso, incluido el ballet infantil y juvenil, que han combinado baile español, cubano y versiones mezcladas de música clásica. Al final de la gala, una enorme imagen de la bailariana Alicia Alonso, fallecido el pasado 17 de octubre, ha despertado los mayores aplausos del teatro. Al teatro, construido originalmente como Teatro Tacón en 1838, volverán los Reyes el miércoles para la recepción a la colectividad española.

Después de la gala de danza, los Reyes han bajado al escenario para saludar y felicitar a los grupos y dedicar un recuerdo a la bailarina. Al teatro Alicia Alonso no ha acudido el presidente cubano, que esta tarde recibía al ministro de Asuntos Exteriores de Laos, sino el vicepresidente del , Roberto Morales, y el viceministro de Cultura, .

Tras la gala, los Reyes han vuelto al para la cena oficial, con unos sesenta invitados, ofrecida por el presidente cubano, , y su esposa, Lis Cuesta, en la que participan unas 60 personas. En el menú, varios platos cubanos, incluyendo la tradicional ropa vieja y especialidades criollas de carne y pescado, regados con vinos españoles por deferencia con los invitados y música a cargo de la Orquesta de Cámara de La Habana.