La vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y presidenta del para Transición Ecológica de la Economía (CAPTE), Teresa Ribera, se ha reunido en Ferraz con responsables institucionales y orgánicos del para explicarles las líneas de acción prioritarias del en materia energética, medioambiental y reto demográfico.

Respecto al cambio climático, Ribera ha subrayado la necesidad de liderar la adaptación y mitigación de sus efectos, “convirtiendo nuestra actuación en una gran oportunidad de prosperidad y progreso seguro para el conjunto de la ciudadanía española”.

Destacó igualmente que “España ha vuelto a un lugar relevante en la locomotora europea con su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y Estrategia de transición justa, y la escena multilateral (COP25) donde impulsamos el marco de compromisos de la Agenda 2030 desde la cooperación internacional y la coherencia de políticas a nivel nacional”. A su juicio, “estamos bien posicionados y no podemos quedarnos atrás en el nuevo ciclo que se abre en Europa: el Pacto Verde Europeo y la apuesta por la neutralidad climática”.

En la reunión ha señalado que, además, “contamos con una agenda amplia cuyo objetivo fundamental es superar la falsa dicotomía entre desarrollo o protección del . Necesitamos tender puentes entre generaciones, territorios, países, actores públicos y privados; necesitamos movernos con urgencia”.

Asimismo señaló que “la agenda ambiental puede ir de la mano de la inclusión social y territorial y combatir la brecha de desigualdad. Los Convenios de transición justa, el impulso a nuevas iniciativas laborales y la puesta en valor del territorio serán nuestro campo de pruebas”.

Reto demográfico

Tanto en la cita de Ferraz como en un vídeo grabado para ‘El Socialista’, Ribera se ha referido al reto demográfico y ha destacado que el PSOE es un partido que “mira al futuro” y que “sabe que debemos recuperar los equilibrios que hemos perdido a lo largo de décadas”.

En este sentido, ha subrayado que el “no hacer bien las cosas ambientales, olvidarse del territorio y de las personas que viven en el territorio” ha acabado “influyendo de forma importante en esa tendencia a la despoblación y también en la pérdida de servicios, envejecimiento, y desequilibrios” en las zonas despobladas, que “tampoco son buenos para las zonas donde se concentra la mayor parte de la población”.

Para la vicepresidenta, asumir la competencia en materia de Reto Demográfico supone responsabilizarse de uno de los compromisos más importantes adquiridos por el Gobierno en la última Conferencia de Presidentes: elaborar una Estrategia Nacional Frente al Reto Demográfico.

Las directrices generales recogidas en este documento no son un fin en sí mismas, sino el medio para alcanzar el objetivo fundamental, que es la igualdad de oportunidades y de derechos de las personas independientemente del lugar donde vivan. En este sentido, Ribera ha señalado que es preciso garantizar servicios, enfocar la acción y la gestión pensando en las necesidades y oportunidades de los municipios pequeños, con especial incidencia en la conectividad digital. En definitiva, -explicó- se trata de “incorporar la perspectiva de reto demográfico a toda la acción de Gobierno”.

Durante la reunión, Ribera ha insistido en que eje transversal de toda la actividad de su ministerio será la sostenibilidad, la lucha contra el cambio climático —con una economía descarbonizada y resiliente al cambio climático—, la corrección de desequilibrios y la exigencia de poner a las personas en el centro de la transición energética, con especial atención a los consumidores y trabajadores más vulnerables.

Energía

En materia energética, la ministra ha abogado por “un modelo energético distinto”. Así, apuntó que la política energética del Gobierno está orientada a la consecución de los objetivos en materia de acción climática y ambiental de España, colocando al ciudadano en el centro del sistema energético, más diverso y participado.

Las prioridades son el fomento del uso de energías renovables y su integración en redes inteligentes para la sustitución de la generación eléctrica convencional contaminante; el impulso de la electrificación de nuestra economía, la eficiencia energética como principio básico y eje transversal de la política energética, que requerirá mejoras en la planificación y prospectiva; y la priorización de los intereses del ciudadano-consumidor, siguiendo con los trabajos para reducir la pobreza energética, alcanzar precios de consumo eléctrico más competitivos — para ciudadanos y empresas— y activar el autoconsumo.

Ribera se ha detenido especialmente en las acciones vinculadas a la reducción de la pobreza energética y el empoderamiento de los consumidores. La solidaridad hacia los consumidores y trabajadores vulnerables, ha señalado, constituye el eje vertebrador de la política energética.

En el encuentro han participado también la presidenta del PSOE, ; el secretario de Estado de Medio Ambiente y Secretario para la Transición Ecológica de la Economía, ; la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen; el subsecretario para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Miguel Ángel González Suela, y la secretaria general para el Reto Demográfico, . Han asistido representantes de autonómicos, miembros de comisiones ejecutivas regionales del Partido y portavoces del GPS en Congreso, , y Parlamentos de CCAA.