Valeriano Gómez se manifestó de esta manera en la inauguración del V Pleno del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (V Mandato) que reúne en Madrid hasta mañana jueves a los representantes de los españoles que residen en el extranjero.

El titular de Trabajo e Inmigración añadió que los distintos ministerios y el han trabajado y cooperado para ofrecer a los residentes en el exterior distintas alternativas para que ejercer su derecho al voto no suponga coste alguno.

En su intervención, Valeriano Gómez habló del nuevo perfil de los ciudadanos españoles en el exterior, asegurando que los españoles y españolas que se desplazan en la actualidad son jóvenes, con excelente formación académica, titulados universitarios y con conocimientos de idiomas, al igual que los que se quedan.

A juicio del titular de Trabajo e Inmigración, aunque la tipología de la ciudadanía española en el exterior se sustenta en la actualidad en gran parte sobre las personas mayores, los jóvenes han adquirido en los últimos años una gran importancia entre el colectivo. “El fenómeno de movilidad protagonizado por los nuevos españoles y españolas que se van fuera de España ya no responde a los esquemas de la emigración de fuerza laboral”, añadió Gómez.

Valeriano Gómez resaltó el “esfuerzo innegable” que ha realizado el en los últimos años a favor de la ciudadanía española en el exterior que, según los últimos datos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero) son 1.700.000 españoles, repartidos entre 167 países (localizados el 60% en América y el 30% en Europa).

Estatuto de la ciudadanía española en el exterior

En su intervención, el ministro de Trabajo e Inmigración pasó revista al trabajo desarrollado desde 2004, destacando la prestación económica a los “Niños de la Guerra”, la prestación por razón de necesidad o el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior.

Según Valeriano Gómez, el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior, aprobado por el Gobierno en 2006, articuló un marco legal para el conjunto de los españoles residentes en el Exterior con el objetivo “de dotarles de unos derechos, deberes y oportunidades que los situasen en un posición de igualdad en relación con sus compatriotas en España”.

El ministro de Trabajo e Inmigración finalizó su intervención en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior anunciando como nuevos retos de futuro, además de continuar prestando atención a los actuales beneficiarios, la necesidad de mejorar el trabajo de las administraciones públicas y la relación con sus ciudadanos en otros países, mediante avances en la administración electrónica.