El secretario de Industria, y Turismo, Carles Ruiz, apunta las claves de la alternativa presupuestaria del PSOE: potenciar la innovación y la transferencia tecnológica en las empresas, crear empleo de calidad y promover una Estrategia Industrial real para nuestro país.

“El Gobierno ha renunciado a hacer de la Industria el motor de la recuperación económica en España”, así de contundente se ha mostrado el responsable de Industria del PSOE, Carles Ruiz, al valorar los PGE en esta materia presentados por el PP con el apoyo de Ciudadanos.

Y no es solo porque en los Presupuestos hay más 300 millones de euros menos dedicados a la Industria que cuando gobernaba el PSOE, sino también porque estas cuentas “no priorizan qué sectores o actividades deben ser la punta de lanza”, ni están pensados para que las empresas se puedan acoger a las ayudas, abocando un año más a que gran parte de las subvenciones queden sin utilizar.

Muy distinta es la propuesta de presupuesto alternativo elaborado por el PSOE, que encierra “un cambio de filosofía”. Así, explicó Ruiz, nuestro objetivo pasa por clarificar “en qué podemos ser mejores a nivel mundial, en qué podemos desarrollar nuestras competencias, especialidades o capacidades”, e “impulsar políticas” que nos ayuden a potenciar la innovación y la transferencia tecnológica en las empresas; a crear empleo de calidad con salarios dignos y a “promover de esa manera una Estrategia Industrial real para España, a la que las empresas se puedan acoger y que de verdad nos sirva para impulsar aquellos sectores en los que somos mejores”.