Sánchez ha abordado los beneficios y los riesgos de la robotización y la en la clausura del 33º Encuentro de la Economía Digital y las , organizado por la , , Telecomunicaciones y (AMETIC) en la Menéndez Pelayo (UIMP).

En su intervención, el jefe del Ejecutivo en funciones ha señalado algunas de las ventajas de la digitalización que nos liberará de los trabajos mecánicos, revolucionará la educación, la medicina y la movilidad, creará ciudades inteligentes y, en definitiva, transformará la vida cotidiana para hacerla más cómoda, segura y eficiente. Pedro Sánchez ha advertido que también el podría suponer que las máquinas asuman cerca de veinte millones de empleos en todo el mundo durante la próxima década, creando brechas generacionales, empresariales y humanas que calificó de “inaceptables”. Otro peligro del que ha alertado es el uso de los datos extraídos del historial de búsquedas y el comportamiento público de los usuarios de , que estrecha “nuestra ventana digital al mundo” y puede condicionar el acceso a un empleo, un seguro o un crédito, por ejemplo.

En esta línea, el presidente ha manifestado que la política y la sociedad civil deben renovar el pacto social para que los avances sean una fuente de oportunidades para todos: “Ningún progreso será en realidad progreso si entraña el riesgo de que una parte de la ciudadanía quede descolgada de él”.

Sánchez ha reivindicado el modelo europeo que, más allá del crecimiento, pone en el centro de las transformaciones al ser humano. , ha recordado, ya publicó en abril las pautas para un desarrollo de la Inteligencia Artificial que esté al servicio de los ciudadanos, sea segura y transparente, salvaguarde la privacidad y evite la discriminación.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que los cambios causados por la digitalización y la globalización requieren “modificar las reglas de juego” a escala global. “La gobernanza de estos fenómenos exige la implicación urgente de organismos supranacionales”, ha indicado Sánchez, quien ha coincidido con los expertos que animan a elaborar una Constitución Digital, en el marco de Naciones Unidas, que establezca los derechos y las obligaciones de las corporaciones, los poderes públicos y la ciudadanía en ese nuevo escenario. Además, ha abogado por reinventar el sistema educativo para que se adapte al mercado laboral, pero también para dar más peso a los saberes humanísticos. Igualmente, ha defendido la búsqueda de un consenso social sobre la privacidad y el uso de la información, así como la regulación del empleo de datos personales.

Liderazgo de España

Por primera vez, ha resaltado Pedro Sánchez, España llega a una revolución industrial preparada para desempeñar un papel de primer orden: es el país europeo con mayor cobertura de fibra óptica hasta el hogar (77,4%) y el octavo del mundo en cuanto a la inclusividad de Internet, y y figuran en la lista de las diez ciudades europeas donde han surgido más ‘startups’ digitales en 2018. Esas empresas, ha indicado, abarcan todos los sectores y “miran sin complejos” al ecosistema económico global. “Pero aunque tenemos las bases para colocarnos como país líder en la transformación digital, queda mucho por hacer en Inteligencia Artificial”, ha dicho Sánchez, quien ha propugnado la elaboración de un Plan Nacional de Inteligencia Artificial.

A la clausura del encuentro también han asistido la ministra de Industria, y Turismo en funciones, ; el delegado del Gobierno en , ; el secretario de Estado de Avance Digital, ; la secretaria de Estado de Universidades, ; el secretario general de Industria, ; el presidente de AMETIC, Pedro Mier; la rectora de la UIMP, , y el presidente de Santander España-, .