Tras finalizar la visita al Maresme y al Delta del Ebro en Cataluña, y a la localidad mallorquina de Capdepera, Sánchez ha afirmado que desde el Gobierno no se escatimarán “recursos, esfuerzos y voluntad” para atender las necesidades que surjan a corto y medio plazo, y se ha comprometido a que todos los trámites se realicen con celeridad y en cooperación “leal, codo con codo” con los gobiernos autonómicos.

El objetivo, ha dicho Sánchez, es restablecer la normalidad cuanto antes y dar la respuesta que “merecen y necesitan” los vecinos, las empresas y los negocios dañados, especialmente en zonas turísticas, donde la temporada alta comenzará en unos meses.

Sánchez ha expresado las condolencias del Gobierno por las víctimas del temporal y su esperanza en localizar a las tres personas que permanecen desaparecidas. Además, el presidente ha agradecido el trabajo realizado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, organizaciones del tercer sector, ONGs y la propia ciudadanía para garantizar la seguridad y atender y prestar ayuda a los afectados.

El presidente del Gobierno ha advertido que el cambio climático agrava las consecuencias de este tipo de fenómenos meteorológicos adversos y ha señalado que es necesario incorporar esta evidencia al cuadro de decisiones de las administraciones públicas, además de hacer pedagogía para que también la ciudadanía y el sector económico desarrollen una “cultura de prevención y seguridad” al respecto.