El secretario general, , anunció hoy que el PSOE va a presentar una iniciativa en el para “regular y concretar los nombramientos de los altos cargos y los cargos electos”, con el objetivo de que se “acate la Constitución Española”, que se está poniendo en cuestión por el secesionismo.

En una entrevista en Antena3, Sánchez denunció que la toma de posesión Quim Torra es una nueva “deslealtad” de los independentistas, no solo con el Gobierno sino también con la Carta Magna. Por ello, subrayó que con esta propuesta se pretende que en los nombramientos “se acate ese bien jurídico supremo que es la Constitución Española, se respete al jefe del Estado y a la monarquía parlamentaria”.

“Podríamos modificar la LOREG, o la ley de altos cargos y extenderla al conjunto de administraciones territoriales para que, en el momento de la toma de posesión se regule de manera concreta cómo y ante quién se tiene que ejercer esa toma de posesión o crear, en este caso, una ley específica para este tipo de nombramientos, para que el cargo electo lo haga basado en una regulación concreta”, explicó el líder socialista.

Sánchez reiteró que es necesario modificar el Código Penal para tipificar el delito de rebelión. En este sentido, señaló que “el Estado Social y Democrático de Derecho es mucho más fuerte hoy que hace unos años”, y que con esta reforma queremos “reforzar los derechos y libertades que están siendo puestos en cuestión por el secesionismo”. “Se está viendo un pulso a la Constitución Española”, indicó y añadió que “si el unilateralismo secesionista vuelve a desafiar al Estado” estaremos en disposición de volver a aplicar al artículo 155 “de manera proporcional, pactada, firme y serena”.

Sobre la decisión de la justicia belga de rechazar la extradición de los 3 exconsellers huidos a este país, el líder del PSOE denunció la falta de “cooperación judicial europea”. En este sentido, consideró que ha habido delito de rebelión y de sedición y que deberían de ser extraditados. ”Hay que afinar con los supuestos delitos para que la respuesta judicial sea lo más eficaz posible”, señaló.

Pedro Sánchez aseguro en el transcurso de la entrevista que el Estado social y democrático de derecho en España “hoy es mucho más fuerte”, porque ha sido puesto a prueba por parte del secesionismo y esta situación “la hemos pasado con nota”. Y ante la nueva presidencia de la de la Generalitat, que a su juicio “claramente está planteando de nuevo recuperar la vía unilateral” ha pedido a los partidos democráticos una reflexión para “ver cómo podemos pertrecharnos mejor y más eficazmente para afrontar este desafío”.

El secretario general del PSOE ha pedido que se traslade a la opinión pública que las decisiones que estamos tomando sobre Cataluña son “para defender la Constitución, sus derechos y libertades”, frente a unos líderes políticos secesionistas “claramente xenófobos, como el señor Torra” que ha quebrado la lealtad constitucional y están planteando una visión de Cataluña “excluyente”. En este sentido, ha añadido que Torra, por sus declaraciones xenófobas y racistas, no podría ser un cargo público en Alemania y que con su actitud, el presidente de la Generalitat “devalúa la institución de la Generalitat y el autogobierno catalán”. “Es sonrojante”, ha resumido.

Sánchez ha señalado que “lo llamativo” es que sea Ciudadanos el que cuestione “esa necesaria unidad” de los partidos que defienden la Constitución y el Estatut y ha pedido a Albert Rivera que se plantee si con esta actitud, que ha calificado de “ventajista”, está “debilitando o fortaleciendo la respuesta al secesionismo”. Al tiempo, ha puesto en duda que a Ciudadanos le preocupe que sea Torra el presidente de la Generalitat porque siendo la primera fuerza política en Cataluña, en estos 5 meses no han hecho “ni una propuesta” para buscar una solución política al conflicto. “En Cataluña, se esconden” ha resumido y deberían haber intentado romper el bloque independentista y aislar a Puigdemont pero “no arriesgan, no quieren hacer política que les pueda hacer perder votos”. Y ha concluido señalando que le recuerda a lo que hizo cuando estaba en la oposición “usar el debate territorial como arma electoral”.