Sánchez ha enumerado tres “desafíos de gran alcance” para nuestro país. La primera amenaza, el Brexit; la segunda, el enfriamiento económico internacional y la “tercera amenaza, el independentismo catalán.

Ha advertido de que la “crisis de convivencia” puede incrementar “la tensión” ante la sentencia del Procés, pero también se ha mostrado convencido de que “superaremos esa crisis” con “ley y diálogo”. “El movimiento independentista debe reconocer su fracaso públicamente”. Deben dirigirse a sus seguidores y “reconocer” que engañaron a la sociedad catalana y condujeron a un callejón sin salida” su economía y ha añadido: “Su error ha sido total, su naufragio ha sido absoluto, pero aún están a tiempo de evitar mayores errores. Pido desde aquí que condenen cualquier tipo de violencia que venga de algún grupúsculo del movimiento independentista”.

Y un apoyo firme “a la Constitución democrática”; “la actuación independiente de los jueces”; “la actuación de las fuerzas de seguridad autonómicas y del Estado para asegurar la seguridad y las libertades de todos los catalanes y españoles”. Y “en particular, defenderemos la presencia y la actuación de la Guardia Civil”.

Por eso ha insistido en que España necesita un gobierno progresista, “para no atizar el conflicto y superarlo mediante el diálogo” y “estable para garantizar con firmeza y sin aspavientos el imperio de las leyes democráticas”.

ESPAÑA FEMINISTA Y LIBRE Y SIN MAUSOLEO PARA EL DICTADOR

Sánchez ha abordado la realidad española a lo largo de su intervención. Ha recordado su participación esta semana en la , donde España pudo ya decir “en voz alta que al fin se cerraba un círculo: que en esta España feminista, abierta y libre, el dictador dejará de tener su mausoleo”.

También ha expresado su “gratitud” al partido por “todo lo logrado en este año: una victoria inapelable en cada cita electoral” y que ha querido dedicar a los militantes. Y les ha animado a trabajar en la próxima campaña con la misma actitud para “seguir ampliando derechos, reduciendo brechas y construyendo confianza en España” porque el “tiene las ideas, los equipos y el proyecto” porque “el PSOE, le pese a quien le pese, es el partido que más se parece a España”. Un proyecto socialista “para cuatro años, para una legislatura y no un arreglo minado por la división, para superar un debate de investidura y que sucumba a la primera contradicción en pocos meses”. Porque el Partido Socialista “somos lo que somos: la izquierda consecuente, la izquierda responsable; el socialismo democrático, la izquierda transformadora”

“España no se acaba en la bandera que la representa; es la educación de nuestros hijos, las pensiones de nuestros mayores, el cuidado sanitario de nuestros familiares y el socorro de nuestros vecinos en las catástrofes”.

Pedro Sánchez ha pedido a los miembros del Comité Federal “esfuerzo de movilización” para poder “transmitir lo que está en juego” porque “si lo logramos, nada nos va a detener”.