​”Tomarse en serio las ciberamenazas es tomarse en serio la democracia y las libertades”, ha dicho Sánchez tras recorrer las instalaciones del INCIBE , la entidad de referencia en España para el desarrollo de la ciberseguridad y de la confianza digital de los ciudadanos, la red académica y de investigación y las empresas, especialmente en los sectores más estratégicos.

En su intervención, el jefe del Ejecutivo ha manifestado que la ciberseguridad “no es una opción, sino una política de Estado que debe trascender siglas y coyunturas”. Además, ha defendido que esta labor esté imbricada en el proyecto europeo, ya que muchas ciberamenazas se dirigen precisamente contra “todo lo que representa la Unión”.

En cuestión de tres décadas, ha señalado Pedro Sánchez, una cantidad ingente de información se ha volcado en Internet, donde ya se produce buena parte de las relaciones sociales, comerciales, profesionales e institucionales. “Internet y la revolución digital han supuesto una revolución cultural”, ha afirmado. En los primeros años de esa revolución -ha añadido-, predominó el optimismo sobre los efectos de la red en la economía y la democracia, pero esa percepción ha cambiado por la crisis y el uso malicioso de las herramientas digitales, especialmente con fines terroristas o de desinformación y también para el robo de datos y los ataques contra infraestructuras.

El presidente ha subrayado que esas amenazas por parte de actores estatales y no estatales “son reales” y ya “hemos sufrido ataques o intentos de penetración en nuestras redes”. Frente a ellas -ha explicado-, España cuenta con los “profesionales de excelencia” del INCIBE y otros organismos estatales como el y Ciberseguridad o el , todo ello coordinado por el , impulsado a su vez por el .

La ciberseguridad, reto global

Sánchez ha apuntado que otros dos factores esenciales para abordar este desafío son la cooperación público-privada y la concienciación de la ciudadanía. La ciberseguridad -ha sostenido- debe abarcar a los gobiernos, las empresas y la sociedad civil. También a los organismos multilaterales porque es, junto al cambio climático, uno de los retos que más evidencian “la globalización”, ha expuesto. “Apagar y volver a tiempos pre-tecnológicos no es una opción, y tampoco lo es soñar con muros y nuevas fronteras”, ha dicho el presidente, quien ha remarcado que la ciberseguridad atañe a la calidad de la democracia porque influye en la confianza de los ciudadanos en las instituciones y en si la sociedad mira al futuro “con miedo o con esperanza”.

En su visita, el presidente del Gobierno ha estado acompañado por el consejero de Empleo, e Igualdad de Oportunidades de la Junta de y León, ; el alcalde de León, , quien ha resaltado que el INCIBE “es un motor económico y una prueba de la unidad de acción de las administraciones y las empresas”; el secretario de Estado para el Avance Digital, , y el director del INCIBE, , quien se ha referido a la entidad como “un instrumento para la transformación social y una oportunidad para la innovación, fomentando la I+D+i y el talento en este sector”.

La para el Avance Digital es el órgano dependiente del encargado del impulso y coordinación de las actuaciones para la conectividad y la transformación digital de España. La Agenda Digital comprende ámbitos tan diversos como el fomento de las ‘startups’, el despliegue de redes y el desarrollo de aplicaciones en la salud, el turismo, la movilidad y los videojuegos, entre otros muchos sectores.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad, dependiente de esta secretaría de Estado, centra sus esfuerzos en la prestación de servicios públicos de prevención, concienciación, detección y respuesta ante incidentes de seguridad, adaptándose a cada público específico: menores, ciudadanos y empresas, así como al desarrollo de tecnología y herramientas que permiten identificar, catalogar y analizar dichos incidentes. En el año 2018, gestionó 111.519 incidentes de seguridad.