El presidente del Gobierno en funciones, , ha manifestado el “respeto y acatamiento” del Gobierno a la sentencia del sobre el ‘procés’ y ha apuntado que “acatamiento significa su cumplimiento”. “Su íntegro cumplimiento”, ha subrayado.

En una declaración institucional desde el Palacio de la Moncloa, en español y en inglés, y en la que no ha admitido preguntas, Sánchez ha remarcado que en un sistema como el español, todos los ciudadanos son iguales ante la ley. “Nadie está por encima de la ley y todos estamos obligados a su cumplimiento”, ha incidido.

El presidente ha puesto en valor las “completas garantias y la absoluta transparencia” bajo la que se ha desarrollado el juicio del ‘procés’ y ha resaltado cómo en una democracia como la española “nadie es juzgado por sus ideas” sino por delitos recogidos en el ordenamiento jurídico.

Y es que los líderes independentistas condenados por el Supremo vulneraron, a juicio de Sánchez, tres principios protegidos en la Constitución: la igualdad entre ciudadanos en el cumplimiento de la ley, el autogobierno de las Comunidades Autónomas, cuyo nivel es “de los más elevados del mundo”, ha apuntado, y la inviolabilidad de la integridad territorial.

Con la sentencia del ‘procés’, cree Sánchez, se confirma el “naufragio” del independentismo, que “ha fracasado en su intento de obtener un respaldo interno y lograr reconocimiento internacional”. Un proyecto político, ha añadido, que “deja tras de sí sólo un triste saldo de dolor y de enfrentamiento, de fractura de la convivencia en Cataluña”.

A pesar de ello, Sánchez ha animado al independentismo a abrir “una nueva etapa” si se dejan “de lado los extremismos” y con el objetivo de volver “a la concordia”. “Una etapa en la que la Cataluña moderna, plural, tolerante, acceda a la posición destacada que le corresponde por derecho y por historia dentro de España, contribuyendo todos juntos al fortalecimiento de esa patria común del siglo XXI”, ha desarrollado.

Sánchez ha pedido en concreto a la Generalitat y al Parlament catalán, dominados por los independentistas, a que asuman que es su responsabilidad “representar a todos y cada uno de los catalanes”, y no sólo a la “minoría afín”. “Si así lo hacen, encontrarán al Gobierno dispuesto a contribuir al diálogo dentro de la legalidad constitucional”, ha prometido. “La regla sólo puede ser la ley”, ha remarcado.

Eso sí, en estos días posteriores a la sentencia en los que se puede asistir a “los estertores de una etapa superada”, el Ejecutivo se mantendrá “atento” y garantizará “la seguridad, la convivencia, y el respeto a la legalidad democrática”.

Si el independentismo plantea algún nuevo desafío, el Estado, ha avisado, reaccionará “con firmeza, con proporcionalidad y desde la unidad”. Es decir, aplicará la legalidad “sin excluir ninguna posibilidad”, con “prudencia y serenidad” y contando con la “cooperación leal” del resto de partidos comprometidos con la Constitución.

En busca de esa cooperación leal de los partidos, esta tarde Sánchez llamará a los líderes de PP, Ciudadanos y Unidas Podemos para pedirles que se sitúen del lado del Gobierno en caso de que sea necesario actuar en Cataluña para gestionar la respuesta del independentismo a la sentencia, han informado fuentes del Ejecutivo.