, 23 de septiembre de 2016.- “Si el domingo los progresistas votamos, Feijóo será una pesadilla que habrá pasado y tendremos un horizonte con nuevas respuestas con Leiceaga al frente de la Xunta”. El secretario general del PSOE, , ha asegurado en , , que el próximo domingo “hay que ir a votar en familia”, hay que votar al “para que los jóvenes voten por el bienestar de sus mayores, los mayores por el futuro de los jóvenes; las mujeres por la igualdad y los desempleados para tener un gobierno que les proteja y ampare” hasta que vuelvan a tener trabajo.

Todo eso es el proyecto del Partido Socialista “un pacto entre generaciones” que lucha por dejar atrás “el desempleo, la corrupción y la desigualdad” que impone el modelo del que tiene como máximos exponentes a y , que “son los mismo y exhiben su complacencia” ante los gallegos, pero “no hablan con ellos, no conocen sus problemas”. El próximo domingo “ se juega su futuro”, cuatro años de cambio o cuatro años más de un Feijóo que en ocho “no ha hecho nada”. “Hay que hacer un último esfuerzo por sacarle la tarjeta roja a Feijóo, a Rajoy, la roja socialista para alejar Galicia de la desigualdad, la corrupción y el desempleo en la que la ha sumido el Partido Popular”.

Como nada está haciendo Mariano Rajoy, que espera que los demás actúen. Por eso Sánchez “ante aquellos dirigentes del PP, que dicen que nos tenemos que abstener, les digo que el PSOE nunca se va a abstener ante la desigualdad, la corrupción, el desempleo y los recortes”. Y ha echado en cara a los populares que le acusen de ser antipatriota: “lo dicen los que confunden patria con patrimonio y se lo llevan a paraísos fiscales”. “La patria de los socialistas están en las aulas de los colegios, las habitaciones de los hospitales y los centros de mayores”, ha lanzado Sánchez. “Lo que hace daño a un país es un presidnte que ampara y protege la corrupción”, ha remarcado el líder del PSOE, ante unas declaraciones de Mariano Rajoy a un diario gallego diciendo que a se la juzga con ligereza. “Los silencios me preocupan porque quien calla otorga”, ha dicho entre los aplausos de los presentes.

Tampoco acepta a la derecha que le acusen de querer romper España si se sienta con fuerzas nacionalistas y si lo hace Rajoy “es porque es un hombre de Estado y yo no, es la ley del embudo de la derecha”, ha denunciado.

También ha lamentado que los “nuevos partidos no se sienten a hablar” porque al final, “los que vinieron a cambiar la política la están bloqueando con sus vetos cruzados”. Por eso les ha pedido que “hagan valer su palabra” para “echar a Rajoy y abrir un periodo de regeneración” en la política española.