La directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos, ha intervenido en Washington en el seminario “Los Derechos de las Víctimas del Terrorismo”, organizado por la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, el Comité Interamericano Contra el Terrorismo, la Misión permanente española ante la OEA y la fundación Miguel Ángel Blanco. Ante este foro internacional, Sonia Ramos ha dado a conocer el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, que se creará en con el objetivo de preservar y difundir los valores democráticos y éticos que encarnan las víctimas del terrorismo.

En su intervención, Sonia Ramos ha destacado el carácter “pionero” del sistema de reconocimiento y apoyo a las víctimas del terrorismo de España debido a que “persigue no solo la prevención y lucha material contra esta violencia, sino el reconocimiento y apoyo a las víctimas de esa violencia terrorista”. Ramos ha recordado que legislación española tiene en esta materia su punto de partida en 1979 con el Real Decreto Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana y que a lo largo de los años ha ido ampliando sus mejoras hasta llegar a la actual Ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo, que “afianza el concepto de atención integral a las víctimas del terrorismo”. Para ello desarrolla aspectos no sólo indemnizatorios sino de contenido social como la asistencia sanitaria, los tratamientos psicológicos, los derechos laborales o el acceso a viviendas públicas.

Asimismo, ha señalado que “como ventanilla única”, el es el encargado de gestionar todas las ayudas con el objetivo de facilitar a las víctimas los trámites de solicitud, al tiempo que ha puesto de relieve otra novedad del texto referente a los amenazados por los terroristas, que, por primera vez, recibirán ayudas que faciliten el traslado de localidad, gastos de escolarización y otros que se deriven de la situación de amenazado.

Avanzado sistema de protección a las víctimas

La directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo ha afirmado que “hoy España cuenta con un sistema integral de protección a víctimas del terrorismo muy avanzado en el que el Estado asume el pago de las ayudas e indemnizaciones por daños derivados de atentados terroristas y, con carácter subsidiario y con base a un principio de solidaridad, asume también la responsabilidad civil derivada de los delitos de terrorismo”.

En este contexto, ha recordado que el Relator Especial del sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, , señaló en su informe sobre principios de Protección de los Derechos Humanos de las Víctimas del Terrorismo, presentado en junio de 2012, que la legislación española constituye un modelo para el reconocimiento de los derechos de las víctimas del terrorismo, en la medida en que establece un marco normativo integral de compensación, asistencia, apoyo y reconocimiento.

Sonia Ramos ha señalado que para “educar en paz” resulta esencial el testimonio de las víctimas y sus familias, “convirtiéndose así –ha añadido- en participantes activos de esta lucha contra la violencia a través de la difusión de su memoria, del auténtico relato de los hechos”. Para ello, es fundamental la puesta en marcha del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, que tendrá sede en el País Vasco y en el que el Gobierno está trabajando junto con los distintos actores políticos y fundamentalmente con las entidades que las representan, sobre la premisa de un proyecto que “debe ser permanente en el tiempo, y siempre teniendo en cuenta las aportaciones de las víctimas, verdaderas protagonistas del proyecto”. La constitución y puesta en marcha de este Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo representará el homenaje permanente de toda la sociedad española a las víctimas del terrorismo, pues su sacrificio es, sin lugar a dudas, una de las bases donde descansa el sistema de derechos y libertades.