​Las tasas de escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil en el curso 2016-2017 fueron más del doble que las del curso 2006-07. Así se desprende de la edición 2019 del Sistema Estatal de Indicadores de la Educación (SEIE), que publica el Ministerio de Educación y . En España, el porcentaje de población escolarizada en edades previas a la escolarización obligatoria crece a medida que aumenta la edad y se puede considerar plena a los tres años.

En esta ocasión, la edición está formada por 17 indicadores que se distribuyen de la siguiente manera: escolarización y entorno educativo (9 indicadores), financiación educativa (2 indicadores) y resultados educativos (6 indicadores).

La novedad principal de esta edición es la incorporación de un indicador sobre el profesorado basado en el Estudio internacional de la enseñanza y del aprendizaje TALIS 2018, que recoge las respuestas que docentes y directores de todos los países participantes dan a cuestiones sobre la formación docente que han recibido, sus creencias y prácticas docentes, la evaluación de su trabajo, el feedback y el reconocimiento que reciben, el liderazgo escolar y la gestión, la satisfacción y el clima escolar.

Los datos recogidos por el SEIE para el curso 2016-2017 indican que la escolarización es prácticamente universal a partir de los tres años, mientras que entre los cero y los dos ha aumentado más del doble en una década.

En concreto, el 96,3% está escolarizado a los tres años, mientras en el primer ciclo de Educación Infantil, un 10,9% de los menores de un año está escolarizado y un 58,7% a los dos. Por otra parte, las tasas de escolarización a los 16 y 17 años, son 96% y 89,8%, respectivamente. En las edades correspondientes a la Educación Superior, las tasas netas globales decrecen a medida que aumenta la edad, pero, por ejemplo, a los 20 años se sitúan por encima de la media de la UE, un 66,4% frente a un 57,1%.

Respecto al gasto público en educación, entre 2015 y 2017 aumentó después de los años de caída y alcanzó los 49.458 millones de euros. El SEIE revela también la tendencia al alza del gasto de los hogares en educación, que se ha incrementado desde 2007 a 2017 de 8.753 a 12.356 millones, con unos mayores incrementos en los años de 2011 a 2013.

Menos repetición y menos abandono temprano

La tasa de idoneidad es una importante medida de los resultados del sistema educativo, ya que muestra el alumnado que realiza el curso que corresponde a su edad. En el curso 2016-17, el 93,6% del alumnado de 8 años está matriculado en el curso correspondiente. A partir de ahí este porcentaje disminuye paulatinamente hasta el 68,6% de los estudiantes de 15 años matriculadas en cuarto de la ESO o en FP Básica.

No obstante, los porcentajes de alumnos repetidores se redujeron en el curso 2016- 2017 en secundaria obligatoria, pasando, por ejemplo, de cifras en torno al 16% en los tres primeros cursos de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en 2006-2007 a valores entre el 10,1% y 8,3% una década después.

En cuanto al abandono temprano, se ha reducido en España en 13,8 puntos desde 2008, situándose en 2018 en el 17,9%, más cerca del objetivo nacional del 15% fijado dentro del marco de la Estrategia Europa 2020 aunque todavía lejos de la media de la UE del 10,6%. En España el abandono temprano de la educación y la formación sigue siendo claramente más elevado entre los hombres (21,7%) que entre las mujeres (14,0%).

Cabe destacar que el nivel educativo de las madres es un factor relevante en el abandono ya que solo un 3,9% de los alumnos cuyas madres tienen estudios superiores abandona antes de tiempo frente al 41,5% de aquellos con madres que solo han alcanzado la educación primaria o inferior.