La ministra ha estado acompañada en el acto por la delegada del Gobierno en Castilla y , ; por el alcalde del Real Sitio de San Ildefonso, ; por la secretaria de Estado de Medio Ambiente, ; por el consejero de Fomento y Medio y León, ; y por el consejero Medio Ambiente, y del Territorio de la Comunidad de , , entre otras autoridades.

Una política de agua rigurosa para un bien escaso

García Tejerina ha recordado que el Día Mundial del Agua fue declarado por la en reconocimiento a que el agua es el de los bienes más preciosos que tenemos y que para nuestro país, además, es un bien escaso por sus características climáticas peculiares y con una distribución irregular en las precipitaciones.

“Por este motivo, y para nosotros especialmente, es imprescindible fijar una política de agua rigurosa y bien planificada, que responda a nuestras necesidades de consumo, con la máxima calidad y sostenibilidad medioambiental”, ha destacado la ministra.

En este sentido, se ha mostrado “especialmente orgullosa” por los logros alcanzado en materia hídrica desde 2012, “cuando España carecía de una política de agua, porque se había abandonado”. La ministra ha hecho hincapié en que, tras mucho esfuerzo, “hemos sido capaces de superar el retraso acumulado anteriormente frente a nuestros socios europeos en materia de planificación hidrológica, aprobando y poniendo en marcha en solo cinco años los planes de primer y segundo ciclo, que han marcado un antes y un después en la gestión del agua en España, a todos los niveles, pero muy especialmente en materia de protección ambiental”.

Protección ambiental en la gestión del agua

Así, ha puesto en valor que en estos planes hidrológicos aprobados en la última legislatura se han fijado por primera vez los caudales ecológicos de nuestros ríos (en los planes de primer ciclo), incrementándolos en los del segundo ciclo. “Hemos fijado nada menos que 3.500 tramos fluviales con caudales mínimos”, ha señalado.

En esa búsqueda de equilibrio entre la atención a las demandas y el cumplimiento de las necesidades medioambientales (“un objetivo clave en un país como el nuestro”) ha situado la creación de las reservas naturales fluviales como la que ha visitado, creadas al amparo de los planes hidrológicos del primer y segundo ciclo.

2.700 km. de río declarados reservas naturales fluviales

Desde la primera declaración, en 2015, se han protegido con esta nueva figura 135 tramos de ríos en el ámbito de las cuencas hidrográficas competencia del Estado, que comprenden casi 2.700 kilómetros.

“Estas reservas naturales fluviales son compatibles con otras figuras de protección como la de Parque Nacional o espacios de la Red Natura, pero además, muchos de estos tramos antes no tenían ninguna figura de protección o estaban protegidos sólo en parte de su recorrido”, ha asegurado la ministra.

Esta figura contribuye a su preservación, ya que aparte de la protección los planes incluyen acciones específicas se seguimiento ecológico y promoción de la vegetación de ribera, que contribuyen a la supervivencia de especies. También resultarán especialmente útiles para valorar la afección a especies que provoca el cambio climático, precisamente por el óptimo estado de conservación y la sensibilidad del medio.

La reserva natural fluvial que ha visitado la ministra está integrada en el Área de Especial Protección del Parque Nacional de la , en un ámbito territorial en el que, además de los montes Matas y Pinar de Valsaín, se superponen otras figuras de protección de la naturaleza: Parque Natural Sierra de Guadarrama, ZEPA Sierra de Guadarrama, ZEC Sierra de Guadarrama y Reserva de la Biosfera Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar.

Día Mundial del Agua: apuesta por la depuración

El Día Mundial del Agua se celebra este año bajo el lema “Aguas residuales: ¿Por qué desperdiciar?”. La ministra ha recordado que en todo el mundo 660 millones de personas no tienen acceso a fuentes de agua potable mejorada y se calcula que el 80% de las aguas residuales se vierte a los ríos sin depurar.

García Tejerina ha explicado que “España ha hecho un gran esfuerzo en la materia, porque dentro de la apuesta por la calidad de las aguas no podíamos dejar de lado la depuración”, y ha destacado la puesta en marcha del Plan CRECE que ejecuta el Ministerio para mejorar la calidad de las aguas que llegan a nuestros ríos con inversiones de más de 1.000 millones de euros en medidas específicas para la depuración, tanto para nuevas instalaciones como en sustitución de infraestructuras obsoletas.

“Estamos realizando un gran esfuerzo, con estas infraestructuras de interés general, que queremos completar en esta Legislatura, para mejorar también la calidad de las aguas en el final del ciclo urbano”, ha apuntado.

La ministra ha concluido poniendo en valor la experiencia española en esta materia, “en la que somos un país de vanguardia tecnológica, un elemento clave de la estrategia española de cooperación internacional, porque la protección de las aguas no sólo es una cuestión nacional y de Estado, que lo es, sino una obligación que toda la humanidad tiene contraída con el medio ambiente, a nivel global”.