​El PIC, que fue presentado por Rajoy en julio de 2017 , es un nuevo mecanismo de financiación de infraestructuras viarias que conlleva una inversión de 5.000 millones de euros y que permitirá actuar sobre más de 2.000 kilómetros en los próximos cuatro años.

La concesión prevista, de una longitud aproximada de 10 kilómetros, da continuidad al itinerario de la autovía A-52 que actualmente discurre entre Benavente y Porriño, permitiendo su culminación hasta Vigo, discurriendo en túnel bajo el alto de Puxeiros, con unas características y parámetros de trazado más homogéneos. Además, conllevará la posterior conservación y explotación del tramo.

La inversión total estimada en esta actuación, incluyendo la inversión en la posterior conservación del tramo durante la concesión, es superior a 337 millones de euros.

Objetivos de las actuaciones

La ejecución del tramo de nueva autovía entre Vigo y O Porriño cumple los siguientes objetivos:

  • Mejora de las condiciones de seguridad vial, evitando el paso al tráfico de penetración a la ciudad de Vigo desde Ourense, y Portugal por el actual trazado de la A-55, con radios muy reducidos y fuertes pendientes, superiores al 7%, fruto de la duplicación en los años 80 de la carretera nacional N-120.
  • Mejora de las condiciones de comunicación de la ciudad de Vigo con los polígonos industriales de As Gándaras y A Granxa, en el T.M. de O Porriño.
  • Mejora de la accesibilidad general, promocionando la cohesión económica y social a largo plazo y mejorando la economía y el empleo a corto plazo.
  • Descongestionará la ruta actual mejorando los niveles de servicio y los niveles de seguridad de los usuarios actuales y futuros que circulen por la misma.
  • La mejora de la red de comunicación en el área de influencia mejora los tiempos de viaje, reduciendo por tanto el tiempo invertido por los usuarios de la carretera.
  • Produce una mejora ambiental al optimizar la configuración de la infraestructura permitiendo una conducción más eficiente y menor contaminación ambiental.
  • Mejora la eficiencia y competitividad de la red global del transporte y contribuye a un desarrollo económico equilibrado que refuerce la cohesión territorial y la accesibilidad.