Los Secretarios Generales de UGT y CCOO, e , respectivamente, han exigido en la Cumbre Social Tripartita que ha tenido lugar este viernes en Bruselas –previa a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los días 25 y 26 de marzo- ante Zapatero, y Barroso “un plan preciso de ayuda a Grecia para que no tenga que seguir pagando los elevados intereses de la deuda que le imponen los especuladores”. La Cumbre Social a la que asisten la (CES), con Monks, Méndez y Toxo al frente, y los representantes de la patronal europea Business Europe, se ha reunido esta mañana en Bruselas con el presidente de turno de la UE, , el presidente de la UE, , el presidente de la Comisión, y los comisarios correspondientes.

Para la delegación de la CES, que encabezaba su secretario general, , los planes de austeridad de los países dictados en el marco del Plan de Estabilidad y Crecimiento de la UE hacen peligrar el cumplimiento de los objetivos de la Estrategia de la Unión 2020 en materia de Educación, I+D+i, empleo –sobre todo de jóvenes-, desarrollo sostenible y erradicación de la pobreza. Y aunque han saludado la iniciativa del presidente Zapatero de evaluar anualmente en la Cumbre de Primavera el grado de cumplimiento de estos objetivos, los representantes sindicales han reiterado su oposición al Plan de Estabilidad.

Especialmente contundente ha sido la delegación de la CES al exigir a los mandatarios de la UE un plan preciso de ayuda a Grecia para que no tenga que seguir pagando los desorbitados intereses de la deuda. “Será una prueba de fuego para , para su futuro y el de la moneda única”, advirtieron los dirigentes sindicales., que rechazaron también de forma clara las propuestas de la patronal europea de interpretar la “flexiguridad” como la “máxima flexibilidad del mercado de trabajo”.

Méndez y Toxo subrayaron que no habrá crecimiento del empleo sin crecimiento económico, para lo cual resulta determinante continuar con las políticas públicas, a la vez que rechazaron la retirada anticipada de los estímulos fiscales. “Para lograr el crecimiento y para repartir equitativamente la carga de la reducción del déficit y de la deuda, es imprescindible y urgente una reforma del sistema financiero en el ámbito europeo e internacional”. Igualmente, demandaron políticas fiscales progresivas armonizadas en la UE, la implantación de una tasa a las transacciones financieras y medidas para garantizar la circulación del crédito entre familias y pequeñas empresas.