​La Encuesta de Presupuestos Familiares de 2016 refleja la necesidad de aumentar los salarios y las prestaciones en nuestro país. Un 34,76% de los hogares tiene como fuente principal de ingresos las pensiones (un 3% más que en 2010); los hogares con menos gasto fueron los que tenían al sustentador principal en paro; y el gasto de las familias está yendo, fundamentalmente, a cubrir las necesidades básicas de alimentación y vivienda. La recuperación económica no está llegando a las personas, por lo que UGT reclama aumentar los salarios y las prestaciones para que la población de nuestro país pueda vivir dignamente y consiga salir de los altos niveles de pobreza que existen en la actualidad. En este sentido, el sindicato reclama un impulso a la prestación de ingresos mínimos que se encuentra estancada en el Congreso y que supondría un respiro para todas las familias sin recursos que existen en nuestro país.

Según la Encuesta de Presupuestos Familiares del año 2016, ya son el 34,76% los hogares cuya fuente principal de ingresos son las pensiones, tanto contributivas como no contributivas, de jubilación, invalidez, viudedad, etc., más de 3 puntos porcentuales que en 2010.

Una vez más, se constata que nuestros mayores son los que están garantizando que sus hijos y nietos cubran, al menos, sus condiciones básicas de vida, como son la alimentación o los gastos del hogar.

La encuesta refleja cómo el gasto medio de los hogares ha ido, fundamentalmente, a cubrir gastos de la vivienda, como el agua, la luz o el gas (un 31% del gasto), seguido de los gastos de alimentación y bebidas no alcohólicas (un 14,6% del total del gasto). Además, los hogares cuyos miembros familiares son trabajadores por cuenta ajena son los que más gasto realizan, con un 47,64% del total, situándose a una distancia importante (10,49%) los hogares sustentados principalmente por los ingresos de los trabajadores autónomos.

En relación a los territorios, UGT comprueba que aquellas regiones que han configurado un sistema de protección social más garantista, como son las rentas mínimas, con una cobertura poblacional y económicamente más amplia, es donde mayor ha sido el gasto de los hogares, al permitir que las personas pobres o en riesgo de pobreza perciban unas prestaciones superiores.

Para UGT, es necesario aumentar los ingresos familiares a través del incremento de los salarios y los actuales sistemas de protección social, con el fin de hacerlos suficientes para que los trabajadores, los beneficiarios de prestaciones públicas y sus familias puedan hacer frente a los gastos necesarios para vivir dignamente. Y es que la encuesta señala que los hogares que registraron menor gasto fueron aquellos cuyo sustentador principal estaba parado (17.552 euros), valor que se situó un 37,8% por debajo de la media. En este sentido, el sindicato resalta que casi la mitad de los desempleados no percibe ningún tipo de prestación.

Urge dar una respuesta a las situaciones de pobreza. Para ello, el sindicato exige mayores salarios y un aumento de las ayudas sociales tanto a nivel estatal como autonómico para que se incremente la renta de las familias y, con ello, se les permita ser consumidores de pleno derecho y cubrir sus necesidades. Aumentar sus posibilidades de gasto, en los casos más graves que les es imposible cubrir sus necesidades más básicas como la alimentación, ropa o una vivienda digna.

Desde la Unión General de Trabajadores exigimos que avance la tramitación de la iniciativa legislativa sobre el establecimiento de una Prestación de Ingresos Mínimos, que actualmente se encuentra en el , y que sería un respiro para todas aquellas personas que tienen disponibilidad para trabajar pero carecen de empleo y de unos recursos económicos mínimos para sí y, en su caso, para los familiares a su cargo, asegurando unas condiciones mínimas para atender sus necesidades más esenciales.