La aprobación hoy por el de un préstamo de 10.192 millones de euros, para que el Sistema Público de pueda hacer frente al pago de las pensiones ordinarias y extraordinarias del mes de julio, contribuye a hundir un poco más el Sistema Público por la vía del endeudamiento. La Unión General de Trabajadores considera necesario salir del inmovilismo en que se ha instalado el Gobierno, y afrontar medidas para reducir el déficit de la Seguridad Social incrementando sus recursos.

El Gobierno sigue sin buscar una solución al déficit de la Seguridad Social y realiza siempre una política de hechos consumados. El diálogo social está congelado desde febrero, y los Presupuestos Generales del Estado para 2017 incluyen medidas adoptadas de forma unilateral, que tan sólo plantean una rebaja del 2% del déficit del Sistema. Los 10.192 millones de préstamo aprobados hoy volverán a computar como déficit, en lugar de hacer una transferencia del Estado que no genere endeudamiento. Hay soluciones para reducir el déficit, tal y como ha expuesto UGT, que se resumen en que el sistema no tiene que pagar lo que no debe y que ingrese lo que le corresponde, en concreto más de 16.000 millones en políticas de subvención que deberían financiarse con cargo a los PGE. Así el sistema no tendría déficit. Y tampoco se tiene que endeudar.

El Gobierno tiene que convocar ya la comisión de seguimiento del Fondo de Reserva de la Seguridad Social puesto que vuelve a tirar de él para abonar la paga extraordinaria de verano (5.986 del préstamo del Estado aprobado hoy y 3.514 del Fondo de Reserva).

El 50% de los pensionistas tiene ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y el 38% está bajo el umbral de la pobreza. El 0,25% de aumento de las pensiones para este año no satisface las posibilidades de vivir dignamente para este colectivo. Hemos perdido un 2,6% de poder adquisitivo en dos años. Esto, unido a los copagos y los recortes en Dependencia suponen un serio varapalo para la calidad de vida de los jubilados y pensionistas de este país.

UGT seguirá promoviendo acciones de defensa de los derechos de los pensionistas y para exigir al Gobierno la derogación de la reforma de pensiones de 2013 y la puesta en marcha de políticas que mejoren la calidad de vida de los pensionistas de este país. Realizaremos marchas en defensa de las pensiones presentes y futuras que confluirán con una gran concentración en , en el mes de septiembre, para evitar que otros Presupuestos Generales del Estado, los de 2018, sigan condenando a los pensionistas a la pobreza. Estas marchas, en un principio estaban previstas para junio, pero han sido aplazadas a septiembre para desarrollarlas conjuntamente con CCOO y para dar cabida a más colectivos y organizaciones sociales que manifestaron al sindicato su interés en participar en estas marchas.