El consenso alcanzado ayer en el Pacto de Toledo para que las pensiones se revaloricen conforme al IPC son fruto de las movilizaciones sociales, que han sido y son la palanca para un cambio de políticas. No obstante, UGT demanda a los partidos políticos que no ignoren las demandas sociales que siguen expresándose en la calle y pide al nuevo Gobierno que sea sensible y justo ante las mismas. En este sentido, exige la derogación total de la reforma de pensiones de 2013, impuesta por el anterior Ejecutivo del PP y acabar con los recortes que han sufrido nuestros mayores (entre ellos el copago farmacéutico), bajo la excusa de la crisis.

UGT defenderá que la subida de las pensiones conforme al IPC para este año tenga carácter retroactivo, desde enero de 2018. El sindicato considera que la revalorización automática de las pensiones conforme a la evolución de los precios no debe estar al albur del Gobierno de turno y que garantizar el poder adquisitivo de todos los pensionistas, conforme al IPC, debe ser un derecho esencial y universal y como tal debe reconocerse en el Pacto de Toledo y blindarse en la Constitución.

Nunca ha sido un problema de las pensiones, sino de las políticas

UGT considera que es la ideología y las políticas que se aplican las causas que pueden generar los verdaderos problemas y mantiene que nuestro Sistema de Seguridad Social, está como está, por las políticas laborales y económicas impuestas por el anterior Gobierno del PP.

Así, el principal problema de nuestro Sistema de Seguridad Social no es de gastos, sino de ingresos. Los empleos precarios, la devaluación de los salarios y los recortes sociales han generado menores ingresos para el Sistema de Seguridad Social y, por tanto, para nuestras pensiones públicas. Por el contrario, en esa etapa se han incentivado los planes de pensiones privadas. El sindicato considera que el nuevo Gobierno debe romper con “esas políticas” y velar por el interés general.

En este sentido, UGT entiende que recuperar el consenso en pensiones exige la derogación total de la reforma de pensiones de 2013, impuesta por el , y acabar con los recortes, entre ellos el copago farmacéutico que ha afectado sobre todo a nuestros mayores.

Medidas, desde ya

El sindicato considera que hay que adoptar medidas, desde ya, para erradicar el actual déficit de la Seguridad Social (SS). Para ello propone acabar con las bonificaciones a la contratación de las empresas, a cargo de la SS, financiar los gastos del Sistema desde los Presupuestos Generales del Estado (como el resto de los ministerios y organismos públicos) y destopar las bases de cotización.

Asimismo, hay que abrir el debate sobre las fuentes de financiación del Sistema. El sindicato propone que las pensiones se financien no solo con cotizaciones sino con impuestos y que éstos sean de carácter finalista, lo que permitiría además alimentar el Fondo de Reserva.