• UGT, en línea con la , defenderá en la Cumbre del Clima, una transición justa para los trabajadores.
  • Hay que aprovechar el potencial que supone la acción climática para la creación de empleo.

  • Son necesarias inversiones para reconvertir aquellos sectores afectados hacia un nuevo modelo de producción y consumo más limpio, saludable y sostenible.

UGT, como en años anteriores, participará en la Conferencia de las Naciones Unidas frente al Cambio Climático (COP23), dentro de la delegación de la CSI, integrada por de 130 sindicalistas provenientes de 40 países. El sindicato participará en todas las reuniones que se celebren para abordar la estrategia sindical en la negociación para la defensa de una Transición Justa. De igual manera, asistirá a todos los encuentros que convoque la Oficina Española para el Cambio Climático.

En la Cumbre del Clima, que se celebra en Bonn, se debatirá sobre el cumplimiento de los compromisos adquiridos en el Acuerdo de de 2015 para mantener el incremento medio de la temperatura global por debajo de los 2ºC y garantizar una transición justa hacia un futuro descarbonizado.

Según la Confederación Sindical Internacional (CSI) para garantizar ese objetivo de permanecer por debajo del incremento de los 2ºC y proseguir los esfuerzos para limitar dicho aumento a 1,5ºC, se requerirán cambios drásticos en nuestros patrones de producción y consumo. Esto solamente se conseguirá si se aumenta la ambición en cuanto a los objetivos nacionales de emisiones.

Desde los sindicatos vamos a demandar a los gobiernos, 3 asuntos prioritarios, para garantizar el éxito de la Conferencia sobre el cambio climático:

  • Mostrar mayor ambición y aprovechar el potencial que supone la acción climática para la creación de empleo.
  • Cumplir los compromisos sobre la financiación del clima y apoyar a los más vulnerables.

  • Comprometerse a garantizar una transición justa para las personas trabajadoras.

Para asegurar el cumplimiento del Acuerdo de París, los gobiernos deben garantizar que los aspectos relacionados con el empleo en las políticas climáticas formen parte de sus políticas nacionales de descarbonización. Por lo que deben establecer planes y estrategias encaminadas a una Transición Justa.

Además, la COP23 debe ofrecer certeza sobre cómo se alcanzarán compromisos de financiación, tiene que haber recursos suficientes para apoyar la resistencia de las comunidades a los impactos del cambio climático. Los compromisos actuales para movilizar 100.000 millones de dólares en el 2020, por los países desarrollados para la financiación del Fondo Verde para el clima deben ir más allá de ese año.