Tras la primera reunión del año de la subcomisión del Pacto de Estado por la Educación en la que se tendría que haber tratado el debate de contenidos sobre el primer punto del pacto ‘El Sistema Educativo: diagnóstico y desafíos, principios y fines’, el ha querido imponer que los puntos del pacto se aprueben sólo con una mayoría cualificada, es decir, que cualquier punto se tenga que aprobar con una mayoría de dos tercios.

Esto supone en la práctica que el Partido Popular tenga capacidad de veto de cualquier propuesta, eliminando la posibilidad de que se generen mayorías alternativas.

Recordamos que el Partido Popular ha sido el artífice del mayor desmantelamiento que ha sufrido la en nuestro país en toda la democracia: 7.000 millones en recortes y 25.000 profesores/as menos en 6 años. El hecho de darle la capacidad de veto en este Pacto supondría la imposibilidad de aumentar la financiación y apostar decididamente por la educación pública, la única capaz de garantizar la igualdad de oportunidades.

Por eso, el Grupo Parlamentario Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem- En Marea se ha opuesto a que el PP pueda ejercer ese veto y tiende la mano al resto de partidos para que el Pacto se construya bien mediante consensos o mediante mayoría absoluta, ya que sólo así se logrará que este Pacto ponga en el centro la Educación Pública con una financiación justa y suficiente que revierta los recortes.