La Comisión de Asuntos Exteriores del ha aprobado por unanimidad una moción del Grupo Parlamentario Popular en la que urge al Gobierno a presentar el Plan África, previsto el año 2018, de estrategia del conjunto de la acción diplomática española en el continente.

En otro de los puntos, la iniciativa pide que se desarrollen programas de cooperación con África que incluyan una perspectiva integral de ayuda económica, social, de seguridad y de fortalecimiento de las instituciones democráticas. También reclama impulsar un papel activo e influyente de España a través de , para poner en marcha acuerdos comerciales que promuevan el crecimiento económico.

Por último, la moción solicita recuperar la propuesta de organizar la primera cumbre España-África, en la que se cuente con la presencia de los principales líderes africanos.

El portavoz adjunto de la Comisión de Asuntos Exteriores, , encargado de la defensa de esta iniciativa, ha comenzado su intervención diciendo que se trata de un “tema de consenso” y ha asegurado que África es un continente emergente, que necesita Estados bien organizados y donde se está extendiendo la democracia.

El senador popular que ha asegurado que la avalancha de inmigrantes solo se detendrá si la economía de este continente crece y ha recordado que, en la actualidad tiene 1.200 millones de habitantes, y la previsión es que en el año 2050, tendrá más del doble y alcanzará los 2.500 millones de habitantes. Más que China e India juntos.

El vínculo de España con África va más allá de la cooperación, se establece a través del sector privado, “nuestras empresas lideran hoy sectores como el agroalimentario, las energías renovables, las infraestructuras o el turismo en algunos países de ese continente”, ha explicado Agramunt, al mismo tiempo en que ha insistido en la necesidad de crear empleo y oportunidades para los jóvenes.

Pedro Agramunt, que ha insistido en que se está tratando una cuestión de consenso, ha recordado que el ministro de Asuntos Exteriores del PP, , en febrero del pasado año, en referencia a este continente, habló de seguridad, crecimiento, instituciones y movilidad y el ministro del PSOE, , solo unos meses después, en diciembre, estableció los mismos objetivos, con unas diferencias solo anecdóticas.